Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi 40 muertos en un atentado en Somalia

Se trata del segundo ataque perpetrado esta semana contra una mezquita del barrio de Bakara, una zona de Mogadiscio controlada por los grupos insurgentes Al Shabaab y Hizbul Islam, aunque en este caso la mezquita de Abdalla Shideye es empleada habitualmente por dirigentes de Al Shabaab para pronunciar discursos. Así, muchos de los fallecidos serían miembros, dirigentes o comandantes del grupo islamista.
Los familiares de las víctimas han colocado los cadáveres en un rincón de la mezquita, junto a los muros jalonados por agujeros de metralla. Afuera, otros cuerpos fueron cubiertos con cartones mientras los heridos eran trasladados en carretillas de madera hasta las ambulancias.
Testigos presenciales han asegurado que uno de los más altos cargos de Al Shabaab, Fuad Mohamed Jalaf, era el objetivo del atentado. Jalaf, conocido también como 'Fuad Shongole', está en la lista de personas sujetas a sanciones de la ONU por su implicación en el conflicto armado. "Treinta y dos personas murieron y más de 70 resultaron heridas en el ataque", indicó el jeque Mohamed Ibrahim Bilaal, un responsable de Al Shabaab, en declaraciones a Reuters. "El jeque Fuad ha sufrido heridas en las manos. Los trabajadores de rescate siguen llevando a gente a los hospitales", ha dicho.
Fuentes del Hospital Daynile han informado del ingreso de siete heridos graves que fallecieron posteriormente, con lo que la cifra final de fallecidos es de 39.
Jalaf, quien cuenta también con la ciudadanía sueca, habría recolectado aportaciones económicas para Al Shabaab y estaría implicado en dos atentados con coche bomba perpetrados en Mogadiscio en abril de 2008, según el Consejo de Seguridad de la ONU.
Por el momento se desconoce quién o qué grupo está detrás del atentado, pero el ministro de Información del Gobierno somalí, Dahir Mohamud Gelle, niega cualquier tipo de implicación. Gelle asegura que nunca atacarían a los rebeldes en un lugar tan concurrido por muhas otras personas.