Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cifra de muertos en Nigeria por violencia sectaria asciende a 500

Violencia en NigeriaReuters
La cifra de muertos en Nigeria por los enfrentamientos sectarios ha ascendido a 500, según ha afirmado un consejero del gobernador del estado de Plateau, Dan Manjang, quien ha asegurado que el Ejército del país ya ha sido puesto en situación de alerta máxima.
"Hemos podido hacer 95 arrestos pero, al mismo tiempo, unas 500 personas han muerto en este acto horrible por los pastores de Hausa Fulani", ha afirmado Manjang. Asimismo, ha afirmado que las Fuerzas Armadas están vigilando la situación después de que pastores musulmanes asaltaran una aldea cristiana cerca de la ciudad de Jos, en el centro del país, matando a machetazos a casi 200 personas.
Los testigos de la aldea de Dogo Nahawa han declarado que los hombres de la tribu Hausa Fulani descendieron de las colinas lanzando disparos al aire. Cuando los habitantes salieron de sus hogares, comenzaron a matarlos con los machetes o disparándoles.
Los brotes violentos son comunes en el estado de Plateau, donde los cristianos luchan contra los musulmanes por los recursos. Unas 300 personas murieron el pasado mes de enero, cuando bandas rivales de jóvenes se enfrentaron en Jos.
Comienzan los entierros

Mientras, cientos de personas han comenzado a ser enterradas en la ciudad nigeriana de Jos, situada a unos 350 kilómetros al noreste de la capital de Nigeria, Abuya. "Ha comenzado un entierro masivo de los muertos organizado por las autoridades estatales bajo fuertes medidas de seguridad. No se permitió que ningún residente estuviera cerca de la fosa común durante el entierro, y la zona fue acordonada por los soldados", ha asegurado un residente.
"Hay una presencia militar muy fuerte en la zona, y se han desplegado tres camiones de soldados y dos vehículos blindados para impedir una escalada de violencia", ha afirmado Shamaki Gad Peter, de la ONG local Liga por los Derechos Humanos.