Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las motos conquistan Cheste

Los accesos al Circuito Ricardo Tormo están blindados por tierra y aire. Cinco helicópteros y 1.400 agentes velan por la seguridad de los 200.000 asistentes al Gran Premio de la Comunidad Valenciana. Lo explica el coronel Ángel Gil Redondo, jefe de Operaciones de la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia: "Hay una mayor afluencia de personas. Y eso ha requerido un mayor de agentes desplegados. El nivel de alerta 4 sigue permanente y eso, lógicamente, es nuestra máxima preocupación". A los que acuden en coche, paciencia. Y control también a dos ruedas.
"En todos los accesos a la población hay dispositivos de alcohol y drogas", nos cuenta el teniente coronel Sánchez Ferragud, Jefe Operativo de Tráfico de la  Guardia Civil. Hoy, día de entrenamientos, la fiesta del motor arranca en el circuito. Tras una noche intensa. Con los decibelios por las nubes y una banda sonora particular.