Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los militantes madrileños eligen el Podemos más beligerante

Ramón Espinar, el nuevo líder de Podemos en Madrid, no pudo evitar muchas preguntas sobre Pablo Iglesias. Le preguntan tanto, porque las primarias en Madrid se interpretan como un pulso entre Iglesias y Errejón. Un pulso que ha ganado Iglesias. Los dos hombres que fundaron Juntos Podemos llevan meses defendiendo dos modelos de partido diferentes. Iglesias quiere un Podemos provocador, que vuelva a las calles. Errejón defiende un Podemos más institucional, menos agresivo. Esa batalla se ha trasladado a Madrid. Por eso, eran tan importantes estas primarias. Espinar se alineó con Iglesias y proponía lo mismo que él: provocación y lucha en la calle. 

Les correspondía a los militantes y ellos han elegido mayoritariamente al Podemos beligerante. Esta de Madrid era una batalla importante, pero la definitiva será a principios el año que viene, cuando el partido celebrará su segunda asamblea ciudadana. En la primera, la de Vistalegre, Iglesias y Errejón defendían las mismas ideas. La gran incógnita es si en el próximo congreso enfrentarán abiertamente sus dos modelos, el provocador y el amable, para que todos sus militantes escojan.