Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un aceite de colza mejorado y enriquecido con omega 3 logra reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares

Investigadores de la Universidad de Granada (UGR) y del Richardson Centre for Functional Foods and Nutraceuticals de Canadá han demostrado que el consumo de una modalidad mejorada del aceite de colza enriquecido con omega 3 puede reducir significativamente la concentración de triglicéridos en la sangre y, con ello, el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
Su trabajo, publicado en las revistas 'Lipids' y 'Vascular Pharmacology', se realizó con aceite de canola alto oleico, con menos del 2 por ciento de ácido erúcico, que además estaba enriquecido con ácidos grasos omega 3.
Se administró en 84 voluntarios que sufrían al menos un síndrome metabólico y que también ingirieron otros aceites con diferente composición en ácidos grasos.
De este modo, y tras analizar su plasma, vieron como el omega 3 disminuye la concentración plasmática de la proteína PCSK9, asociada con altos niveles de colesterol LDL en sangre y otras enfermedades cardiovasculares.
Pero el consumo de aceite de canola alto oleico enriquecido omega 3 no sólo redujo significativamente la concentración de triglicéridos, sino que además supuso una reducción significativa del 10 por ciento de la concentración plasmática de esta proteína, comparado con los otros tratamientos dietéticos.
El mecanismo de acción de esta proteína se basa en la destrucción de los receptores del colesterol LDL, impidiendo la captación de colesterol LDL por las células y aumentando sus concentraciones plasmáticas, lo que se traduce en un aumento del riesgo de padecer ateroesclerosis y otras enfermedades derivadas.
Estos resultados suponen la primera línea de evidencia científica relativa a los cambios de la concentración plasmática de la proteína PCSK9 tras la ingesta de diferentes tipos de grasas procedentes de la dieta.
"A pesar de que el mecanismo de acción del consumo de diferentes ácidos grasos sobre las concentraciones plasmáticas de PCSK9 está siendo investigado, no debemos olvidar la importancia de la grasa de la dieta en la prevención del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares", ha explicado Celia Rodríguez, autora principal de este estudio e investigadora del Centro Tecnológico de Investigación y Desarrollo del Alimento Funcional de la UGR.