Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mayor consumo hace que el PIB suba el 0,1 por ciento

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este miércoles los datos de la Contabilidad Nacional, en los que también destaca que la caída acumulada de la economía desde que comenzó la recesión ha sido del 4,6 por ciento. El gasto de los hogares, aunque todavía acumula un retroceso interanual del 0,6 por ciento, ha vuelto a crecer entre enero y marzo con respecto al trimestre anterior, al avanzar un 0,5 por ciento (dos décimas más que en el cuarto trimestre de 2009).
Según Estadística, el gasto privado mejora en consonancia con la evolución de la confianza de los consumidores, y lo hace empujado sobre todo por el consumo de los bienes duraderos y, en menor medida, de los alimentos, mientras que otros tipos de gastos como el de servicios siguen cayendo, aunque menos. Mientras, las Administraciones Públicas aceleraron su gasto, que ha aumentado un 1,5 por ciento interanual y ha crecido el 1,4 por ciento en términos trimestrales. Estadística explica este avance del gasto público, entre otras cosas, porque ha habido más transferencias sociales de productos adquiridos por la Administración y suministrados a los hogares, como medicamentos, prótesis u otros productos relacionados con el cuidado de las personas.
La inversión en bienes de equipo ha moderado en casi doce puntos su caída interanual, hasta el 2,5 por ciento, aunque en términos trimestrales ha vuelto a retroceder, el 1,2 por ciento, rompiendo así con la recuperación iniciada dos trimestres antes. El INE subraya en cualquier caso el menor deterioro interanual gracias a las importaciones y la producción industrial. Además, hay inversiones que han dejado de caer como las destinadas a material de transporte, gracias, en buena parte, al fuerte aumento de la compra de flotas de coches de alquiler. Entre tanto, la inversión en construcción, que llevaba varios trimestres moderando sus retrocesos, ha acentuado su caída entre enero y marzo, hasta el 3,4 por ciento, mientras que acumula aún un desplome del 10,6 por ciento interanual.
El INE explica esta caída por el menor avance de las infraestructuras
Todos estos resultados en consumo e inversión han llevado a que la demanda interna todavía retrocediese en términos anuales, un 1,5 por ciento, aunque esta caída se ha moderado en casi cuatro puntos con respecto al cuarto trimestre de 2009.
Por su parte, la demanda externa ha seguido aportando al crecimiento 1,2 puntos, en un periodo en el que tanto las exportaciones como las importaciones han registrado crecimientos, lo que no ocurría desde la primera mitad de 2008. Además han subido más las ventas al exterior, que avanzaron un 8 por ciento (frente a la caída del 2,9 por ciento que aún mostraban en el cuarto trimestre), que las compras, que mejoraron un 2,6 por ciento, lo que contrasta con la caída interanual que registraban tan sólo un trimestre antes, del 9,6 por ciento.
Del lado de la oferta, la actividad de todos los sectores ha seguido cayendo en términos interanuales, aunque ya muestra crecimientos trimestrales en las ramas industriales y energéticas y en los servicios.
En la industria, la caída interanual de la actividad se reduce más de siete puntos, hasta el 3,1 por ciento, en consonancia con la mejora de la producción industrial y de los consumos intermedios, y la mayor se registra en el sector energético, que sube el 0,3 (el 4,6 por ciento trimestral). La construcción, sin embargo, ha vuelto a sufrir una mayor caída de la actividad, del 5,9 por ciento interanual y del 2,3 por ciento trimestral, por las mismas razones por las que cayó la inversión en esta rama. Sólo los servicios muestran una mejor evolución al atenuar su caída interanual al 0,2 por ciento, y en los registros trimestrales sólo crecen los servicios de no mercado -administración, sanidad, etcétera-.