Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se marcha Lula, el hombre que convirtió a Brasil en la octava potencia del mundo

Los 30 millones de brasileños que han salido en los últimos diez años de la pobreza extrema deciden quién sucede al presidente más popular de su historia, Lula da Silva, y quién recoge su herencia. Aunque su economía es muy modesta han podido conseguir "algunos pequeños lujos" como comprar a plazos un electrodoméstico.
La candidata del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) a las elecciones presidenciales, Dilma Rousseff, encabeza los sondeos sobre intención de voto que le conceden los apoyos suficientes para alzarse con la victoria en la primera vuelta y convertirse en la primera presidenta del país, a pesar de los escándalos de corrupción que han sacudido su campaña.
El último sondeo hecho público el pasado sábado en Brasil da a Rousseff, la candidata de Lula, un 50 por ciento de los votos en los comicios, dos puntos menos que hace el pasado viernes. Para ganar en primera vuelta, necesita rebasar la mitad de los votos emitidos. La única duda es si la heredera de Lula se podrá proclamar ganadora en la primera vuelta. Aunque eso sería un hecho sin precedente. Lula nunca pudo evitar la segunda ronda.
La principal baza de Rousseff es la cercanía a Lula, quien le apoyó desde que anunciara su candidatura. Rousseff ha sabido asociar su figura a los éxitos cosechados por el mandatario que han conseguido situar a Brasil como una de las potencias emergentes a nivel mundial.
Así, la política apuesta por la continuidad de las estrategias desarrolladas por la administración de Lula, sobre todo en los que se refiere al ámbito económico con un férreo control de la inflación, la imposición de una disciplina fiscal que permita reducir los gastos superfluos del Estado y aumentar las partidas sociales, y un fuerte apoyo a la inversión extranjera.
Los rivales
Aunque el 50 por ciento de los votos no son suficientes para impedir una segunda vuelta, la candidata de Lula es líder enlas encuestas. El candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), José Serra, se mantiene invariable desde el anterior sondeo en un 31 por ciento y es la candidata del Partido Verde, Marina Silva, quien logra mejorar sus expectativas, al pasar de un 15 a un 17por ciento.
Esta tendencia parece haberse consolidado tras el último debate electoral, transmitido por TV Globo, donde Rousseff enfrentó sin complicaciones las acusaciones de los otros candidatos que pretendieron relacionar a la política oficialista con los puntos débiles del Gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.
Elecciones sin Lula
Estos serán los primeros comicios, desde que se instauró la democracia en Brasil, en los que Lula no será uno de los candidatos, ya que no puede estar en el poder más de dos legislaturas seguidas. Sin embargo, el mandatario no descarta presentarse a las elecciones de 2014

"Quiero seguir ayudando a llevar este país hacia adelante. Voy a continuar recorriendo Brasil desde el estado de Rio Grande do Sul hasta Pará y solo hay una forma de hacerlo: escuchando al pueblo. Nunca podemos olvidarnos de saber escucharlo con el corazón", ha expresado el presidente.