Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los manifestantes ponen fin a sus protestas en las calles de Bangkok

Tras varios días de violencia en las calles de Bangkok, ha llegado la calma. Los manifestantes antigubernamentales de Tailandia han abandonado los aledaños de la sede del Gobierno, después de que sus cabecillas instaran a acabar con su movilización para exigir la caída del Ejecutivo.
Los manifestantes han decidido su retirada después de que los líderes de las protestas mantuvieran una reunión con el jefe de la Policía Nacional.
Tras verse rodeados por las tropas, los dirigentes del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura, formado por seguidores del depuesto ex primer ministro Thaksin Shinawatra, han decidido abandonar el lugar para no poner en peligro la seguridad de los activistas.
Al menos dos muertos
Anteriormente, los soldados avanzaron en su posición para disolver a los "camisas rojas" apostados alrededor de la sede del Gobierno, horas después de que los choques de madrugada entre ambos bandos dejaran al menos dos muertos y 103 heridos.
Fuerzas combinadas del Ejército y la Policía traspasaron el perímetro de seguridad situado alrededor de los 6.000 activistas y lanzaron los primeros disparos al aire.
Hasta el último instante, los manifestantes estaban esperándoles detrás de barricadas formadas con árboles arrancados y automóviles y neumáticos incendiados, y estuvieron acumulando cócteles Molotov, piedras y ladrillos para enfrentarse a los carros blindados.
Estado de exepción
Durante la jornada del lunes, las tropas abrieron fuego en varias ocasiones para disolver a los grupos de "camisas rojas" repartidos por todo el casco viejo de Bangkok, en cumplimiento del estado de excepción que rige desde el domingo en la zona metropolitana y cinco provincias de los alrededores.
Los soldados salieron a la calle el domingo en Bangkok, al día siguiente de que las protestas obligaran a cancelar una cumbre de líderes asiáticos en Pattaya.
Tailandia vive desde hace tres años una profunda crisis política motivada por la pugna entre partidarios y detractores de Shinawatra, derrocado por un golpe de Estado en 2006.