Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pueblo malagueño Rincón de la Victoria quiere celebrar comuniones civiles

El Ayuntamiento de Rincón de la Victoria (Málaga) ha recibido ya la solicitud de una vecina para que en 2016 se celebre la comunión civil de su hija, y ello pese a que esta posibilidad es todavía un anuncio, cuyos detalles tienen que ser concretados.

El Consistorio rinconero es el primero que oficiará estas comuniones civiles, entendidas como "una celebración del paso de la infancia a la preadolescencia", en palabras del primer teniente de alcalde y concejal de Economía y Hacienda, Antonio Moreno (Ahora Rincón). "No se trata de imponer nada a nadie, sino de que exista una posibilidad civil, y mucho menos de molestar a nadie; no entendemos que se trate de ninguna intromisión ni, en absoluto, de una falta de respeto a la institución religiosa", ha manifestado a Europa Press Moreno.
El edil de la formación apoyada por Podemos ha dicho estar abierto a que el Ayuntamiento reciba peticiones de vecinos de otros municipios colindantes, que podrían celebrarse en cualquier momento del año, e, incluso, se ha mostrado seguro de que otros consistorios acabarán implantando esta iniciativa.
Precisamente, el Pleno municipal aprobará de forma inicial en la tarde de este miércoles la modificación propuesta por el equipo de gobierno cuatripartito (PSOE, Ahora Rincón, IU y PA) de la tasa reguladora de las bodas civiles para incluir otras celebraciones de este tipo; entre ellas, bautizos y comuniones.
Así, las comuniones y bautizos costarán 60 euros más 22 por la reserva de fecha y hora, mientras que, en el caso de las bodas , es de 120 euros y 45 euros por el mismo concepto de reserva.
Dolores Díez, que se declara atea, es la primera persona que ha solicitado esta comunión civil para su hija de ocho años, quien ha apuntado que "no estoy educándola en una religión concreta, no va a catequesis ni en el colegio estudia la asignatura de Religión".
"No vamos a misa y le doy una educación laica", ha defendido la madre de la pequeña. "Sólo ha ido a dos comuniones --ha explicado a Europa Press-- y cuando le he preguntado que si ella quería hacerla, me ha dicho que sí, pero que sólo con la fiesta".
Por todo ello, Díez ha aplaudido que "el Ayuntamiento de Rincón me ofrezca la posibilidad de que mi hija también pueda tener un día señalado". "Es un modo de ser igual que los demás y de ir en consonancia con mis principios; yo no quiero hacer el paripé durante los años de la catequesis de que vamos a misa y demás, cuando no es así", ha afirmado.
Según la madre, "aún tenemos que organizarnos, pero la idea es que la comunión fuera en mayo de 2016". Ha hecho hincapié en que ese día, con independencia del carácter religioso, "es recordado siempre por todo el mundo y quiero que también mi hija".
"El Ayuntamiento me apoya y me da esta posibilidad", ha valorado, al tiempo que ha dicho respetar a quien hace la primera comunión según el ritual de la Iglesia católica y, por eso mismo, ha reclamado la misma deferencia para ella y su hija.