Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ayuda sigue llegando a Puerto Príncipe, que necesita agua potable y medicinas

Las autoridades haitianas están gestionando las operaciones de tráfico aéreo hacia su suelo, adonde vuelos de ayuda militar y civil estadounidenses han estado llegando desde el martes, cuando se produjo el fuerte terremoto que ha devastado la capital haitiana. Los vuelos militares, que transportan generadores, equipos para purificar el agua y medicinas, han recibido prioridad para aterrizar. La FAA ha activado un centro de gestión de crisis para coordinar el tráfico aéreo estadounidense hacia Haití.
Las autoridades estadounidenses han dicho que el aeropuerto de Puerto Príncipe está saturado y que las operaciones terrestres no pueden descargar las mercancías y transportarlas a las zonas adyacentes con la rapidez suficiente para dejar disponibles más pistas. Los vuelos comerciales han sido suspendidos, pero las líneas aéreas están ayudando con vuelos de ayuda.
La UME, por primera vez en el exterior
Un total de 44 miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) ayudará en Haití en las tareas de rescate, con lo que es la primera vez que esta unidad participa en una misión en el exterior. Cuatro de los militares de la UME llegaron a Puerto Príncipe a media mañana de hoy, en el primer avión que fletó el Ejército del Aire para trasladar a Haití la primera ayuda humanitaria y a una delegación de unas 40 personas, encabezadas por el secretario de Estado para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia.
Otros 40 miembros de la UME complementarán al resto del personal sanitario y de rescate coordinado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid). La de Haití es la primera misión en el exterior de la unidad creada por Zapatero en octubre de 2005 con el objetivo de intervenir en cualquier punto de España "para contribuir a la seguridad y bienestar de los ciudadanos" en supuestos de catástrofe o calamidad.
Comisión Europea
La Comisión Europea ha liberado tres millones de euros de ayuda urgente. Es el "máximo" que Bruselas puede desbloquear en una decisión de emergencia de este tipo, pero no descarta destinar más fondos o "redirigir" los ya comprometidos para este país caribeño.
A este respecto, el portavoz del Ejecutivo comunitario, Lutz Güllner, ha dicho que Bruselas no dispone aún de datos sobre los daños y ha considerado "prematuro" pensar que la UE podría asumir las tareas de coordinación de la ayuda internacional.
Francia arrima el hombro
El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, ha expresado su "profunda solidaridad" con el Gobierno y el pueblo de Haití y ha ordenado el envío, "sin tardanza", de destacamentos de la seguridad civil y un pelotón de gendarmería para participar en las labores de salvamento.
"Pese a las dificultades de comunicación, las autoridades francesas, que han sido plenamente movilizadas desde París, las Antillas Francesas y a través de nuestra embajada en el lugar, actúan en contacto con las autoridades haitianas, Naciones Unidas y los otros países directamente afectados", concluye Sarkozy.
Banco Mundial
El Banco Mundial ha anunciando el envío a la zona de un equipo de expertos que comenzará a evaluar los daños causados por el terremoto y planificará las tareas de reconstrucción del empobrecido país caribeño. Ha indicado que tiene listo el envío de ayuda a Haití, aunque no ha especificado de cuánto dinero podría tratarse.
Fondo Monetario Internacional
El director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, ha anunciado que el organismo está "dispuesto a poner de su parte" para ayudar a Haití a superar los efectos del devastador terremoto.
"Confío en que la comunidad internacional se movilice con rapidez para ofrecer su ayuda a este nación", ha declarado. "El FMI está dispuesto a poner de su parte mediante un apoyo apropiado en las áreas de nuestra competencia. Ya he pedido al personal que estudie todas las posibilidades", ha agregado.
El Programa Mundial de Alimentos
El Programa Mundial de Alimentos (PAM) enviará 86 toneladas de alimentos desde su depósito en El Salvador para ayudar a los miles de damnificados que ha dejado el terremoto, lo que supondrá "más de medio millón de comidas de emergencia".
La agencia repartirá "alimentos preparados que pueden ser consumidos inmediatamente por aquellos que no tienen acceso a instalaciones para cocinar", principalmente galletas altamente energéticas.