Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El liberal Clegg gana el primer debate de las elecciones británicas

Tal como habían acordado, los líderes políticos se enfrentaron en Manchester en un debate a tres bandas televisado por ITV y que contó con preguntas directas del público asistente. Sólo el presentador conocía estas preguntas, que trataron temas de política nacional. El próximo día 22, la política exterior centrará un nuevo enfrentamiento en la cadena Sky News, mientras que el día 29 la economía saldrá a relucir en un debate televisado en la BBC.
Las elecciones legislativas de mayo servirán para renovar un Parlamento lastrado por el descrédito que para la clase política ha supuesto el denominado escándalo de los gastos, uno de los temas planteados durante el debate de esta noche. Los tres candidatos han criticado los casos destapados, pero Clegg expuso como garantía que ninguno de los miembros de su partido se ha visto implicado en él. "Ha habido algunos cambios en las normas, pero aún hay personas que no han asumido su responsabilidad por los abusos del sistema", denunció.
Sobre la economía versó gran parte del debate y, con la crisis financiera internacional como eje fundamental, todos los candidatos coincidieron en que lograrían apuntalar la recuperación, cada uno a su manera.
Para Brown, Reino Unido se encuentra en un "punto crítico" en el ámbito económico y declaró que no es momento de retirar los estímulos desplegados -de 6.000 millones de libras- para combatir la recesión, por el riesgo que esto tendría para "empleos y servicios".
Clegg criticó el "gran agujero negro" en que se han convertido las finanzas públicas y Cameron también utilizó la metáfora para referirse a la "nube negra" que se cierne sobre el déficit. "6.000 millones de libras es una de cada cien de los gastos del Gobierno", calculó Cameron, quien criticó que Brown oculte con sus planes de gasto actuales un potencial aumento de los impuestos para el próximo año.
Inmigración
En materia de inmigración, los tres líderes coincidieron en limitar la llegada de extranjeros como forma de contener la presión demográfica. "Somos tolerantes, somos un país diverso", apuntó Brown, para después mostrarse defensor de ciertos "controles" sobre la entrada de inmigrantes, lo que a su juicio es "la política adecuada en Reino Unido".
Su principal rival en las próximas elecciones, Cameron, reconoció directamente que "la inmigración es simplemente demasiado elevada en la actualidad". "Ha sido así en los últimos diez años y necesita bajar", declaró, preocupado por la "gran" presión fomentada en asuntos como vivienda, asistencia sanitaria o educación.
Clegg apostó, por su parte, por un sistema migratorio "factible". El liberaldemócrata considera que en los últimos años el sistema británico ha generado "precisamente lo contrario" y tanto conservadores como laboristas en sus respectivos gobiernos han creado el "completo caos" actual.
¿Continuidad o cambio?
Clegg se presentó en su discurso de despedida como "alternativa" a los dos grandes partidos y pidió a los británicos que apuesten por "algo diferente" a las formaciones que han monopolizado el poder durante décadas. El liberaldemócrata hizo un llamamiento a que los votantes sigan sus "instintos" y apoyen "el cambio real".
Cameron se presentó también como alternativa y abogó por "elegir la esperanza sobre el miedo". Definió su partido como una formación con valores dispuesta a "trabajar duro". "Necesitamos un Gobierno con los valores adecuados y entender que estamos todos juntos en esto", apostilló.
Por su parte, en su último discurso, Brown abandonó cualquier referencia metafórica y reiteró que los laboristas suponen una garantía en el ámbito económico, especialmente en lo relativo a asegurar la "seguridad social" y la protección del sistema. "Tengo muchas ganas de poder participar en el siguiente debate", acotó.
Sondeos realizados
Un 51 por ciento de los encuestados en el sondeo realizado por YouGov para el diario 'The Sun' ha dado como vencedor a Clegg. Por el contrario, el 29 por ciento ha considerado que el ganador del debate ha sido candidato conservador David Cameron y sólo un 19 por ciento ha estimado que el primer ministro y candidato laborista, Gordon Brown, ha sido el vencedor de la discusión.
Otro sondeo, realizado por Comres para la cadena ITV, señala que el 43 por ciento de los británicos ha visto en Clegg el ganador del debate, un 26 por ciento cree que Cameron ha sido el mejor parado durante el evento y un 20 por ciento piensa que Brown ha obtenido la victoria.