Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro libaneses y un oficial israelí han muerto en un enfrentamiento en la frontera entre los dos países

Según una fuente de las fuerzas de seguridad libanesas, todo comenzó porque los soldados israelíes intentaron "cortar un árbol dentro de territorio de Líbano" y el Ejército libanés efectuó varios disparos de advertencia, tras lo cual "los israelíes respondieron con su artillería".
Por ello, el primer ministro libanés, Saad al Hariri, "ha denunciado la violación de la soberanía libanesa por parte de Israel", ha dicho su oficina en un comunicado, el cual añade que el jefe del Gobierno ha contactado con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, para hablar de "cómo hacer frente a esta agresión israelí contra el Ejército libanés".
"Es necesario rechazar cualquier intento de agresión, sean cuales sean las circunstancias", ha subrayado Suleiman, que ha abogado por recurrir a la diplomacia para abordar este asunto.
Sin embargo, la versión del Ejército hebreo es que sus soldados recibieron disparos mientras realizaban una "actividad rutinaria" en territorio israelí, entre una valla de seguridad israelí y la línea de separación definida por la ONU.
Un helicóptero israelí disparó dos misiles contra un puesto militar libanés situado cerca de la localidad de Adaisseh, destruyendo un vehículo blindado de transporte de personal. Varios testigos han añadido que los israelíes usaron su artillería contra la localidad.
Una fuente de las fuerzas de seguridad ha precisado que murieron tres soldados y un periodista libaneses y que otras cinco personas resultaron heridas, mientras que la televisión de la milicia libanesa Hezbolá, Al Manar, ha señalado que también falleció en la frontera un soldado hebreo.
Queja de Israel
El Ministerio de Asuntos Exteriores israelí ha anunciado que va a presentar una queja ante la ONU por lo ocurrido y ha acusado a Beirut de incumplir la resolución del Consejo de Seguridad que puso fin a la guerra de 2006. "Israel considera que el Gobierno libanés es el responsable de este grave incidente y advierte de (posibles) complicaciones si las violaciones continúan", ha manifestado en un comunicado.
Después del enfrentamiento fronterizo, la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano (FINUL) ha pedido a los Ejércitos libanés e israelí que ejerzan la "máxima contención". Es la primera vez que cualquiera de las partes sufre bajas desde el conflicto de 2006, en el que perdieron la vida unas 1.200 personas en Líbano, la mayoría civiles, y 158 en Israel, la mayoría soldados.
Si se produjera una nueva guerra, ésta podría ser aún más devastadora que la anterior, ya que Hezbolá -contra la que Israel lucho en 2006- tiene un arsenal de 40.000 cohetes, según los datos de los que dispone el Estado hebreo. Además, Israel ha amenazado con atacar las infraestructuras de Líbano si surge un nuevo conflicto con la milicia chií.