Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas justifica que ahora se use la fuerza policial contra los violentos

Los indignados intentan bloquear el Parlament.EFE
Mas ha resaltado que en un país democrático, las fuerzas de seguridad "no están por la represión, sino por la seguridad", y que precisamente, tienen el monopolio del uso de la fuerza con la finalidad de garantizar la convivencia.
Ha pedido comprensión a la ciudadanía por si, fruto de la acción policial, acaban viendo escenas violentas contra los manifestantes a través de los medios de comunicación, y ha lamentado que este miércoles por la mañana se hayan "traspasado líneas rojas" con actos de violencia física y verbal contra los diputados.
Tras expresar su defensa inequívoca de la democracia" y la condena más contundente a cualquier violencia, ha emplazado a los catalanes a que comprendan que la garantía de la seguridad e integridad del Parlamento catalán y de los diputados pueda "comportar que en algún momento pueda haber uso legítimo de la fuerza" por parte de la policía.
"Si fuese de este modo, pido comprensión al pueblo de Cataluña. A veces hay imágenes impactantes y duras, pero en cualquier democracia debe poder haber un uso legítimo de la fuerza" por parte del poder público, siempre cumpliendo la ley y sometida a los derechos y libertades que establece.
Mas también ha dicho que no puede ser que cada vez que la policía actúa haya "críticas desmedidas", actitud que es un grave error que acabará pagando la sociedad catalana en su conjunto.
"Tristeza y pena"
Pese a la excepcionalidad de la situación, Mas ha resaltado que el pleno del Parlamento catalán ha podido celebrarse con relativa normalidad, y ha indicado que, ante todo, lo que ha ocurrido siente "tristeza y pena".
Mas ha destacado la legitimidad que tienen los poderes democráticos para actuar en contra de los violentos, y aunque sin citarlo directamente, ha hecho referencia al concepto de 'monopolio de la violencia' por parte del Estado que teorizó el sociólogo Max Weber.
También ha indicado que el Parlamento catalán y el autogobierno catalán han implicado muchos años de lucha en tiempos en los que no había libertad y que hubo personas que dejaron su vida para la democracia.
Mas ha recalcado que en una democracia debe ser posible expresar la discrepancia, pero ello no puede hacerse si se cruzan determinadas "líneas rojas", las que pasan por la violencia y la coacción.
El presidente también ha indicado que sería un error culpabilizar a todos los 'indignados': "Unos pueden estar indignados, pero otros son profesionales de la violencia", y ha emplazado a que el colectivo tramita sus quejas y demandas por medio de los canales que están establecidos.
Mas ha indicado que ha puesto todo su empeño personal e institucional en que el pleno empezase poco después de las 10 horas, y ha indicado que se ha visto obligado a llegar en helicóptero ya que no lo ha podido hacer por los medios habituales.
Ha hecho una clara defensa de la democracia, indicando que prefiere un sistema como el actual pese a que tenga imperfecciones que al "caos violento" que se ha producido este miércoles