Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Otro posible caso de muerte de un menor por el 'juego de la asfixia'

AlfieFacebook

La madre de Alfie piensa que su hijo falleció el pasado mes de marzo por haber practicado el famoso 'juego de la asfixia'. El pequeño se derrumbó en casa y en menos de dos minutos había muerto, un juego trágico que parecía ser un tema común entre los compañeros de escuela del joven.

La madre de Alfie piensa que su hijo ha fallecido por haber practicado el llamado 'juego de la asfixia' después de haber hecho un barrido en internet. El hijo de Louise Hembrow tenía tan sólo 10 años y quiere concienciar a los demás padres de los peligros de este juego.
"Siempre había pensado qué era el 'juego de la asfixia'. No sabía de su existencia, pero me dijeron que algunos niños habían estado hablando de ello en la escuela", afirmaba la madre después del suceso al medio Mirror. Un juego también conocido como 'viaje al cielo' tiene cada vez más adeptos y las consecuencias pueden irdesde daños cerebrales hasta la muerte. Un entretenimiento que se basa en estrangularse el uno al otro o provocarse la asfixia hasta no recibir el necesario oxígeno y llegar al aturdimiento del cerebro, momento en el que supuestamente sienten placer. 
En marzo, Alfie de tan sólo 10 años se derrumbó en el domicilio familiar de Hereford. El sufrió una inhibición vagal algo extraña, causa que detiene el corazón, provocándole la muerte en menos de dos minutos. La madre, después de lo ocurrido, está segura de que su hijo falleció tras haber jugado a este juego en el que se grababan a sí mismos y se asfixiaban. Una peligrosa moda que acabó con la vida de Alfie.
Pero esto no queda ahí, también hay más casos como el del joven de 12 años llamado Karnel Haughton. El chico realizó este juego en su casa de Birmingahm y cuando su madre lo llevó al hospital ya fue demasiado tarde.