Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 'jardines impresionistas' decoran el museo Thyssen

Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid inauguran la exposición 'Jardines impresionistas', un recorrido por el tema del jardín en la pintura desde mediados del siglo XIX hasta comienzos del XX. La muestra incluye una amplia representación de pintura impresionista, con obras de Manet, Monet, Pissarro, Renoir, Sisley, Caillebotte o Berthe Morisot.
El jefe del Museo Thyssen, Guillermo Solana, ha resaltado la importancia de la colección de la baronesa Thyssen presente en esta exposición, a la que ha prestado 22 cuadros. "Es un homenaje a la colección moderna de la baronesa".
La muestra, que se podrá visitar hasta el 13 de febrero de 2011,es un proyecto realizado en colaboración con la National Gallery de Edimburgo. En la exposición se exhiben más de 130 obras maestras, repartidas entre las salas del Thyssen y la Fundación Caja Madrid, con destacados préstamos de colecciones y museos de todo el mundo.
'Jardines impresionistas' comienza en las salas del Museo Thyssen con una sección dedicada a los precursores del jardín impresionista. La pintura de flores del romanticismo, representada, por ejemplo, por Delacroix, se yuxtapone aquí a los floreros impresionistas de Bazille o Renoir. Frente a estos "jardines de interior" que son los floreros, otros pintores se abrieron al aire libre y exploraron el jardín como paisaje: los artistas de la escuela de Barbizon, como Millet, Corot o Daubigny, fueron precursores inmediatos de la pintura impresionista, según explica Solana.
Tres temas
Temáticamente la muestra está orientada en tres aspectos: el primero se centra en la parte "más social", donde se reconocen desde las grandes damas a las nodrizas, modistillas, familias o animales y que constituye un recorrido por la sociedad francesa de la época.
En segundo lugar, están las flores, el jardín decorativo, el "'sancta sanctorum' de la intimidad" con obras de Monet y Pissarro, Berthe Morisot y John Singer Sargent, indica Solana. Y, por último, los huertos, que se concentran en la dedicación de Camille Pissarro a este tema, con especial énfasis en la figura del trabajador en consonancia con las convicciones políticas del artista.
Evolución del impresionismo
Por su parte, en las salas de la Fundación Caja Madrid la exposición se centra en la evolución posterior del tema del jardín en los pintores impresionistas, con la obra tardía de Monet o Pissarro, por ejemplo, y su vasta influencia en la pintura europea y norteamericana del cambio de siglo.
En este periodo se da tanto la continuidad de fórmulas naturalistas, pero contagiadas por la búsqueda de la luz y el aire libre características del impresionismo, como la aparición de nuevos lenguajes que conducirán a las primeras vanguardias del siglo XX: el expresionismo y la abstracción.
Grandes maestros
En este último tramo del recorrido hay espacios dedicados al jardín en la pintura postimpresionista alemana y escandinava (Nolde, Ernst, Klimt o Munch), británica y norteamericana (Childe Hassam, James Guthrie o William Merritt Chase), así como una sala con una antología de jardines de pintores españoles, como Sorolla, Regoyos o Anglada Camarasa.
Para los amantes de este tema, la exposición ilustra además la historia de la jardinería durante el siglo XIX: los grandes parques públicos, los jardines suburbanos o los huertos privados.