Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las inundaciones en Reino Unido dejan un panorama de lodo y escombros

Gordon Brown visita la localidad de CumbriaReuters
Las inundaciones en el condado inglés de Cumbria, en el norte de Reino Unido, han provocado que continúen cerradas las escuelas y un gran número de carreteras mientras cientos de familias y negocios contabilizan el daño causado por las fuertes precipitaciones de los últimos días.
Mientras, la búsqueda de una chica de 21 años que cayó al río Usk en el condado de Gales se ha reanudado. Un piragüista de 46 años murió el pasado sábado en el río Dart, en Devon, después de quedarse atrapado en un árbol. El mismo día, un policía tambiérn perdió la vida al derrumbarse un puente mientras colaboraba en las tareas de rescate.
Responsables de la zona indican que al menos 13 escuelas han sido cerradas, así como 16 puentes y al menos 25 carreteras en toda la región. Las precipitaciones más fuertes que ha registrado Inglaterra en los últimos años también han anegado 1.300 propiedades en el condado, han destrozado dos puentes dedicados al tráfico y ha provocado que se aumenten las alertas por la posibilidad del desbordamiento de los ríos de la región.
Los equipos de emergencia han trabajado durante toda la noche para reparar los diques y los muros de contención, sacar el agua de los hogares y comprobar la fortaleza de los puentes que han sido debilitados por los torrentes de agua.
"Cumbria se ha enfrentado a una de las condiciones climáticas más severas vistas en Reino Unido, que han tenido algunos de los efectos más devastadores en nuestras comunidades", ha afirmado el jefe de Policía de Cumbria.
El lodo y los escombros han anegado las calles y un gran número de casas y negocios en la ciudad de Cockermouth, la más afectada. Sus habitantes afirman que temen que lleve meses regresar a la normalidad.
La directora del consejo del condado de Cumbria, Jill Stannard, ha afirmado que se desconoce el paradero de más de 50 personas, aunque ha indicado que lo más probable es que hayan abandonado temporalmente la zona o permanezcan con sus familiares.