Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Su hijo, violado por varios compañeros y el colegio religioso le aconseja "poner la otra mejilla"

Una madre acusa a un colegio religioso de Tennesse de aconsejar a su hijo violado de "poner la otra mejilla"telecinco.es

Una mujer ha acusado a un prestigioso colegio religioso de Tennessee de no hacer nada cuando informaron al director de que su hijo de 12 años había sido violado repetidamente por un grupo de adolescentes, compañeros. El responsable de la institución cristiano al saber lo ocurrido le aconsejó "poner la otra mejilla".

Las agresiones sexuales ocurrieron durante una fiesta después de un partido de fútbol americano, cuando cuatro estudiantes de segundo de la ESO se metieron en los vestuarios y sometieron al niño de 12 años a tocamientos y lo obligaron a una felación.
Uno de los violadores, según recoge la demanda se jactó de haberle metido al menor una botella de 'gatorade' por el ano, según ha publicado el periódico digital Tennessean.
La madre que denunció las agresiones ocurridas durante el curso 2014-2015 ha presentado una demanda contra las autoridades de la academia religiosa de  Brentwood por negligencia
La mujer, ha explicado que se puso en contacto con un consejero del centro escolar, al que demanda por 30 millones de dólares por daños su hijo, pero este le dijo que "las instituciones cristianas no gestionan estas cosas". 
Sin embargo, la ley del Estado obliga a los colegios e instituciones educativas a denunciar en caso de sospecha de abuso o de negligencia infantil.
Los padres del niño de 12 años vejado y violado acusan a la escuela y a sus directivos de no frenar los ataques, incluso después de haber tenido conocimiento de la existencia de  "entorno educativo hostil y / o inseguro".
Las agresiones sexuales, según  la demanda, "infligieron ansiedad, estrés, depresión, daño emocional, trastorno de estrés postraumático, daño físico" y otros al niño de 12 años.