Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tribunal de Egipto condena a diez años de cárcel al guía supremo de Hermanos Musulmanes

Un tribunal militar de Egipto ha condenado este miércoles a diez años de cárcel al guía supremo de la organización islamista Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, en la última sentencia en su contra en el país árabe.
Badie ha sido condenado junto a otros tres altos cargos de la formación por cargos relacionados con un ataque contra una comisaría en la península del Sinaí tras el derrocamiento en 2013 del entonces presidente, Mohamed Mursi.
El guía supremo de Hermanos Musulmanes ha sido ya condenado a pena de muerte y numerosas condenas de cárcel en otros procesos abiertos en su contra en el país.
En su fallo, otras 48 personas han sido condenadas a cadena perpetua --que en Egipto equivalen a 25 años de prisión--, mientras que diez han sido absueltas, según ha informado el diario local 'Al Ahram'.
El caso del asalto a la comisaría se circunscribe en la violencia desencadenada tras el asalto del Ejército a dos campamentos en apoyo a Mursi en las plazas cairotas de Rabaa al Adawiya y Nahda.
El asalto militar se saldó con al menos 800 muertos, según datos confirmados por el propio Ejecutivo, si bien Hermanos Musulmanes denunció más de 2.000 muertos.
Por su parte, la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) afirmó que, según sus investigaciones, al menos 1.150 personas habían muerto, afirmando que lo ocurrido podía constituir un crimen contra la Humanidad.
El Gobierno de Abdelfatá al Sisi, que accedió al poder tras imponerse sin apenas oposición en las presidenciales celebradas meses después del derrocamiento de Mursi, ha lanzado una campaña contra Hermanos Musulmanes y los grupos revolucionarios que encabezaron las protestas que provocaron la caída del régimen de Hosni Mubarak en 2011.
Las nuevas autoridades declararon a Hermanos Musulmanes como una organización terrorista, incrementando su presión contra el grupo y sus miembros.
La campaña, dirigida también contra activistas opositores, se ha saldado por el momento con miles de encarcelados y condenados por diversos cargos en juicios que han sido denunciados por las ONG internacionales por su falta de transparencia.