Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Testigos de la explosión en Manhattan: "Esto parece una zona de guerra"

La explosión en el corazón de Manhattan ha provocado que los servicios de emergencias y la Policía hayan tenido que trabajar duramente durante toda la noche para poder atender a todas las víctimas del artefacto explosivo, pues por el momento son 29 las personas heridas. Algunos de los testigos han explicado lo que sintieron en el momento de la explosión y qué hicieron en ese momento.


Los testigos no dan crédito a lo ocurrido y todavía no terminan de creer la detonación del artefacto haya sido real. Una de las testigos que paseaba por la calle 23 del barrio de Chelsea, Deborah Griffin, afirma a Daily News que fue "como un volcán". Por otro lado, describió la llama al decir que "era como un círculo de fuego. Era rojo por fuera y naranja por dentro". De hecho, Griffin lleva 50 años viviendo en el céntrico barrio y declara que "el bloque tembló, el fuego se extendió por el aire y la gente comenzó a correr para salvar su vida".
Otro de los presentes fue Ramón López quien, después de correr lejos de la explosión y estar a salvo, no dudó en volver atrás para ayudar a un buen número de víctimas afectadas por el atentado. "Noté cómo la tierra estaba temblando", matizó. "Una señora tenía muy afectado su ojo, así que tuve que agarrar del brazo a la mujer y asegurarme de llevarla a una de las ambulancias. Le dije no era nada serio, pero ella sangraba mucho", describe López una de sus intervenciones a una de las víctimas.
"Alguien dijo que era un fuerte trueno. Pero no, yo dije que eso era una explosión", comentaba Helen Murphy, ciega y de  64 años, a los medios de comunicación. Ahora la situación es insostenible hasta el punto de compararla con una "zona de guerra", puesto que Murphy se siente "como en Beirut".