Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El terrorismo yihadista planeaba atentar en Francia el jueves 1 de diciembre

Con los primeros villancicos empezando a sonar y los adornos abriéndose paso en las capitales de la Navidad, los terroristas diseñaban nuevos planes para atentar. Porque, si la policía no lo hubiese evitado, los yihadistas detenidos en Estrasburgo y Marsella lo hubieran hecho. Tenían armas y planes muy avanzados, con objetivos concretos, para atentar el 1 de diciembre. Eran cinco franceses y uno marroquí. Lo ha contado el fiscal francés. Servían directamente al Estado Islámico. Francia, que no deja de graduar agentes de policía para luchar contra la amenaza, sigue en máxima alerta. Lo decía el presidente Hollande cuando daba la bienvenida a mil nuevos policías: necesitan más agentes justo cuando Estados Unidos advierte de que el yihadismo vuelve a mirar a Francia para enfocar su odio.