Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un nuevo terremoto de 7’3 grados deja más de 60 muertos en Nepal, la India y el Tíbet

Un terremoto de magnitud 7,3 ha dejado al menos 66 muertos este martes y ha extendido el pánico en Nepal, en la vecina India y en el Tíbet, derribando edificios debilitados por un devastador sismo ocurrido menos de tres semanas atrás y causando desplazamientos de tierra en valles del Himalaya cerca del Everest.

La mayoría de las víctimas murieron en aldeas y pueblos al este de Katmandú, que aún se recupera del sismo del 25 de abril que dejó más de 8.000 muertos.

El Comando del Pacífico del Ejército de Estados Unidos dijo que un helicóptero militar involucrado en las tareas de ayuda desapareció con seis marines y dos soldados nepaleses a bordo.

El epicentro del nuevo sismo se ubicó a 76 kilómetros al este de la capital en un área de colinas cerca de la frontera con el Tíbet, según coordenadas divulgadas por el Servicio Geológico de Estados Unidos. Los pobladores que vieron sus hogares colapsar dijeron que sobrevivieron porque estaban viviendo en carpas.

Trabajadores de ayuda humanitaria informaron de graves daños en algunos poblados en el área más afectada de Charikot y dijeron que algunas personas estaban aún atrapadas bajo los escombros. Testigos afirmaron que hubo deslizamientos de rocas y barro desde remotas colinas en las que habían caminos y aldeas.

"No tenemos aún una visión clara de la escala del problema", dijo el coordinador de emergencia de Médicos Sin Fronteras (MSF), Dan Sermand, que hizo una inspección del área desde el aire y observó múltiples desprendimientos de tierra.

Naciones Unidas recaudó solamente el 13 por ciento de los 423 millones de dólares que indicó que se necesitaban para ayudar a Nepal a recuperarse del terremoto de abril, de magnitud de 7,8. Los servicios de socorro dijeron que ya estaban sufriendo por una falta de materiales antes de la aparente réplica que ha tenido lugar este martes.

"¿Por qué hay gente durmiendo en el piso de nuestra oficina? ¿Dónde están nuestras carpas? ¿Dónde están nuestras lonas impermeables? ¿Dónde están nuestros equipos de higiene?", inquirió Brian Kelly, de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en un campamento para desplazados en la localidad de Chautara, una de las más impactadas por los terremotos. "Hay que pagarlos", añadió.

"Nuevos derrumbes"

En la localidad de Sangachowk, residentes estaban fuera recibiendo la ayuda del Gobierno cuando ocurrió el sismo. Una familia estaba sentada al borde de un camino observando los restos de su vivienda derrumbada. "La vimos colapsar lentamente", dijo Ashok Parajuli, de 30 años.

En Charikot, donde se recuperaron al menos 20 muertos, Top Thapa, propietario de un hotel, dijo que el temblor fue casi tan fuerte como el del mes pasado.

"Vimos casas caer, colapsar a lo largo de la colina", dijo el dueño del Charikot Panorama Resort, Thapa, que agregó que también se derrumbaron cinco o seis edificios.

Mayo es la temporada de alpinismo y senderismo en los altos valles y picos de Nepal, pero los hoteles usualmente llenos estaban prácticamente vacíos después que miles de turistas partieran del país tras el sismo de abril.

Dambar Parajuli, presidente de la Asociación de Operadores de Expediciones de Nepal, señaló que no había alpinistas ni sherpas nepaleses en el Campamento Base del Everest.

En Lukla, el punto de partida para travesías al Everest, los edificios se agrietaron y hubo pequeños deslaves. Susana Pérez, de Madrid, se encontraba en una excursión de 10 días con su marido hacia Island Peak en la región del Everest y estaba por llegar a Lukla.

"Vimos caer la montaña frente nuestro, tierra y rocas. Había algunas casas debajo, pero no estaba claro si fueron afectadas", agregó Pérez.

En Nepal, la cifra de muertos por el sismo del martes alcanzaba 48 y había 1.176 heridos, dijo el portavoz de la policía Kamal Singh Bam. Un total de 17 personas perdieron la vida en los estados indios de Bihar y Uttar Pradesh, informó el Ministerio del Interior en un comunicado, mientras que los medios chinos reportaron un fallecido en el Tíbet. Aviones militares y estadounidenses trasladaron a más de 60 heridos a Katmandú desde las zonas afectadas.