Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El centro de Italia, golpeado por una cadena de seísmos de hasta 5,4 de magnitud

El centro de Italia, golpeado por una cadena de seísmos de hasta 5,4 de magnitudEFE

El centro de Italia se ha visto golpeado por una cadena de seísmos que han sacudido zonas de la provincia de L'Aquila que ya se vieron afectadas por el terremoto del pasado mes de agosto y que se han dejado sentir incluso en Roma, donde se ha procedido a cerrar la red de metro y a evacuar algunas escuelas, según informan los medios italianos. La región afectada se encuentra cubierta por la nieve por lo que se está dificultando el acceso a los Bomberos y se teme que se hayan producido derrumbes.

El primer temblor de 5,3 de magnitud se ha producido hacia las 10.15 horas del miércoles, con epicentro en la provincia de L'Aquila, que ya fue golpeada en 2009 por un terremoto de 6,3 de magnitud que dejó unos 300 muertos. En concreto, según el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (INGV), el epicentro se ha registrado entre L'Aquila y Rieti, a 110 kilómetros al norte de Roma, a una profundidad de 10 kilómetros.
A este temblor, según el INGV, han seguido otros de magnitud inferior, pero a las 11.15 se ha registrado un nuevo seísmo de 5,4 de magnitud, en la misma zona, y diez minutos después ha habido otro temblor de 5,3.
"El epicentro está en la zona del terremoto del 24 de agosto", ha subrayado el director de Protección Civil, Fabrizio Curcio, en declaraciones a Rainews24 tras el primer seísmo, subrayando que desde entonces "en el centro de Italia se han superado los 45.000 temblores". Según destaca 'Il Corriere della Sera', esta zona ha sufrido un temblor cada cuatro minutos.
Entre las localidades más próximas a los seísmos figura Amatrice, que fue golpeada por el terremoto del pasado 24 de agosto de 6 de magnitud y que dejó casi 300 muertos en esta localidad y en otras cercanas.
FUERTE NEVADA EN LA ZONA
La zona que se ha visto golpeada por el terremoto está cubierta por una intensa nevada, algo que está dificultando el acceso a los Bomberos. Según informa 'La Stampa', en Amatrice y Accumoli, que también se vio afectada por el anterior terremoto, se han registrado algunos derrumbes, como lo que quedada del campanario de una iglesia en la primera localidad.
En Arquata del Tronto, otro de los pueblos fuertemente golpeados por el terremoto de agosto, están desaparecidos quince agricultores. "Estamos muy preocupados por ellos, no responden desde hace una hora", ha explicado el alcalde, Aleandro Petrucci. Los bomberos ya están al tanto y han iniciado las labores de búsqueda, según 'La Repubblica'.
El alcalde de Ascoli Piceno, Guido Castelli, cuya ciudad está parcialmente sin electricidad desde hace 48 horas por el temporal de nieve, ha reconocido que "es una situación muy complicada, ya que hay zonoas bajo metro y medio de nieve" y se teme que el temblor haya podido provocar derrumbes.
EL METRO SUSPENDIDO EN ROMA
En la capital, las autoridades han suspendido el servicio de metro, ofreciendo a los usuarios un servicio de autobús alternativo mientras se revisa la red para comprobar que no se han producido daños a consecuencia de los temblores. Según la cadena estatal RAI, también se ha procedido a la evacuación de algunas escuelas.
El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, está en contacto continuo con Protección Civil, según fuentes gubernamentales, y ha pedido a la ministra de Defensa, Roberta Pinotti, una mayor presencia del Ejército en las zonas afectadas.
El nuevo presidente del Parlamento Europeo, el italiano Antonio Tajani, ha reconocido que "la situación es complicada, también por el mal tiempo". "Protección Civil me dice que no debería haber ni muertos ni heridos, esto ya es una buena noticia", ha declarado durante el pleno de la Eurocámara en Estrasburgo (Francia), tras agradecer a la Unión Europea los esfuerzos para ayudar a la reconstrucción de la misma zona, ya afectada por un terremoto anterior.