Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere un científico nuclear en un atentado con cohe bomba en Teherán

También ha fallecido un peatón y otra persona está gravemente herida

La OEA de Irán dice que el atentado no afectará a su programa nuclear

Irán acusa a Israel del atentado y EEUU niega cualquier implicación

Varios testigos han asegurado que el atentado  ha causado dos muertos, el propio profesor de la Universidad Técnica de Teherán y científico nuclear Mostafá Ahmadi Roshan y un peatón. Aparte, otra persona que viajaba en el automóvil ha quedado gravemente herida, según las mismas fuentes.
La bomba magnética habría sido ubicada en los bajos del coche por un motociclista desconocido cuando estaba estacionado en el barrio Seyed Jandan, en el norte de la ciudad. Ahmadi Roshan era director de las instalaciones de enriquecimiento de uranio de Natanz, en la provincia de Isfahán. No han trascendido más detalles sobre la explosión.
La explosión ha tenido lugar en el segundo aniversario del asesinato del científico nuclear Mayid Shahriari, ocurrido el 11 de enero de 2010. El atentado de este miércoles sigue un método similar a los ataques con bomba de 2010 contra el entonces profesor universitario Fereidoun Abbassi Davani, a día de hoy secretario general de la Organización de la Energía Atómica de Irán (OEAI), y su colega Shahriari.
Otro profesor universitario y científico nuclear, Masoud Alí Mohammadi, fue asesinado en un ataque terrorista con bomba en Teherán en enero de 2010.
La OEA de Irán dice que el atentado no afectará a su programa nuclear
La Organización de la Energía Atómica de Irán ha afirmado que el atentado con bomba que ha causado la muerte de un científico nuclear en Teherán no afectará al programa atómico de la República Islámica.
La organización ha asegurado en un comunicado que el programa continuará pese a la presión internacional. Los países occidentales sospechan que el objetivo de Irán es fabricar armas, mientras que Teherán mantiene que solo pretende producir energía.
"Seguiremos nuestro camino sin ninguna duda (...). En nuestro camino no hay vuelta atrás", dice la nota, citada por la cadena de televisión Al Alam.
Según la Organización de la Energía Atómica, la víctima mortal del atentado era un profesor de universidad y científico nuclear que falleció por la explosión de una bomba lapa que había sido colocada en su coche por un motociclista.
"Estos actos atroces de América y del régimen sionista criminal (Israel) no interrumpirán nuestra gloriosa senda e Irán continuará recorriéndola sin ninguna duda (...). Cuanto más nos matéis, más se despertará nuestra nación, como dijo el líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Ruholá Jomeini", ha subrayado.
El Gobierno iraní acusa a Israel de haber perpetrado el atentado
El Gobierno iraní ha acusado a Israel de haber perpetrado el atentado terrorista que ha acabado con la vida de un joven científico nuclear que participaba en el ambicioso programa atómico del régimen de los ayatolás.
Según funcionarios iraníes, el atentado, perpetrado con una bomba lapa adosada a los bajos del vehículo del científico, ha tenido características similares a otros asesinatos de científicos nucleares en los últimos años. El atentado coincide con los últimos esfuerzos del Ejecutivo norteamericano para convencer a China para que apoye un endurecimiento de las sanciones contra Irán en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
El régimen de los ayatolás ha culpado a los servicios de Inteligencia israelíes, británicos y estadounidenses de haber perpetrado anteriores atentados que han acabado con la vida de científicos nucleares con el objetivo de eliminar a figuras clave de su programa atómico. Tanto Israel como Estados Unidos han rechazado las acusaciones iraníes.
EE. UU niega su implicación
De hecho, la Casa Blanca ha negado que el Gobierno estadounidense esté implicado en el ataque y el Departamento de Estado ha condenado el atentado. "Estados Unidos no tiene nada que ver con esto absolutamente", ha afirmado el portavoz de la Casa Blanca, Tommy Vietor, que ha condenado "enérgicamente" el atentado.
"Condenamos cualquier asesinato o ataque contra una persona inocente y expresamos nuestras condolencias a la familia", ha afirmado, por su parte, la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland. Preguntada por la veracidad que concede a las acusaciones iraníes sobre la implicación de Israel y Estados Unidos en el ataque, Nuland ha preferido no pronunciarse. "No tengo ninguna información que aportar en un sentido o en otro", ha dicho.
Irán ha informado de que uno de sus científicos nucleares ha fallecido víctima de la explosión de una bomba lapa colocada en los bajos del coche por un motociclista, un ataque del que ha responsabilizado directamente a Israel.
"La bomba era magnética e igual que otras usadas previamente para el asesinato de científicos y es obra de sionistas (israelíes)", ha asegurado el vicegobernador de Teherán, Safarali Baratlou, en declaraciones difundidas por la agencia semioficial Fars.
"Los enemigos de Irán deben saber que no pueden evitar que Irán progrese realizando este tipo de actos terroristas", ha afirmado, por su parte, el vicepresidente primero iraní, Mohamad Reza Rahimi, según la agencia oficial IRNA.
El programa nuclear iraní y sus últimos avances han despertado las críticas y la condena de la comunidad internacional, con Estados Unidos y la Unión Europea a la cabeza. La Unión Europea ha decidido adelantar al próximo 23 de enero la reunión de ministros en la que seguramente impondrá un embargo a las compras de petróleo, por lo que los principales importadores de crudo iraní están ya buscando vías de suministro alternativas. Irán es el segundo mayor exportador de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).