Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un brote de cólera amenaza la supervivencia de 300.000 personas en Yemen y África Oriental

Unas 300.000 personas están amenazas por un brote de cólera que afecta a Yemen y varios países de África Oriental, según ha alertado este lunes en un comunicado el secretario general del Consejo Noruego para los Refugiados (CNR), Jan Egeland, que ha expresado su "indignación" porque se trata de una enfermedad "fácilmente" prevenible y tratable.
"Los conflictos en Yemen, Somalia y Sudán del Sur han arruinado los sistemas sanitarios y los servicios de agua potable y saneamiento propagando el cólera en muchos lugares donde no se había visto antes", ha dicho Egeland. También se han detectado brotes en Etiopía y Kenia.
Egeland ha recordado que "el cólera en 2017 es fácilmente prevenible y, por tanto, debería pertenecer a los libros de historia". "El hecho de que haya vuelto como una de las principales causas de muerte (en estos países) es indignante", ha dicho el cooperante noruego.
El jefe del CNR ha explicado que, aunque el cólera es una enfermedad "fácilmente tratable", sin la debida atención médica puede provocar la muerte en apenas unas horas. Afecta al sistema digestivo causando diarreas y la consecuente deshidratación y se propaga a través del agua contaminada.
Yemen es el país más afectado por este brote de cólera. Se ha cobrado 1.500 vidas en dos meses y hay más de 250.000 posibles casos, con una media de 200 nuevos casos por hora, debido, en gran medida, a que los sistemas de sanidad y saneamiento han quedado totalmente devastados por la guerra, que suma ya dos años.
La guerra y una economía que se ha reducido "drásticamente" han provocado una grave carencia de alimentos que ha contribuido a su vez a propagar la desnutrición, "lo que ha hecho que muchos yemeníes estén debilitados y sean más vulnerables a la enfermedad".
"Somalia ha experimentado el mayor brote de cólera en cinco años, con 763 muertes y 48.607 personas diagnosticadas de cólera desde el pasado mes de enero", ha detallado el CNR, recogiendo datos de Naciones Unidas.
En Sudán del Sur, que "todavía está recuperándose de la hambruna", 163 personas han fallecido a causa de esta enfermedad, de la que se han registrado 4.932 casos en el país.
"Otros países cercanos están también afectados", ha señalado el CNR. Por ejemplo, en Kenia ya hay cuatro muertos y 146 enfermos de cólera y en Etiopía, si bien se han hecho progresos porque entre abril y mayo los casos han caído un 88 por ciento, hay 780 muertos y 35.665 enfermos.
"Los civiles, muchos de ellos niños, no están muriendo por heridas de guerra, sino por una enfermedad prevenible. Necesitamos agua limpia y saneamientos para las comunidades más vulnerables y más financiación para la respuesta médica", ha reclamado Egeland.