Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sudafricano secuestrado seis años en Malí explica que convertirse al islam mejoró su cautiverio

El sudafricano Stephen McGowan, liberado la semana pasada en Malí tras seis años en manos de Al Qaeda, ha explicado tras regresar a su país que no sabía "cómo terminaría todo" pero que el hecho de convertirse al islam durante este tiempo le ayudó a mejorar sus condiciones de cautiverio.
McGowan fue secuestrado junto a otras personas por milicianos de Al Qaeda cuando se encontraba en Tombuctú, en el norte de Malí, en noviembre de 2011. Uno de los secuestrados, Johan Gustafsson, fue liberado en junio, lo que hizo aumentar las esperanzas de que el sudafricano recuperara la libertad.
Durante una comparecencia ante los medios en Johannesburgo, McGowan ha dado las gracias a todas las personas involucradas en su liberación y ha ofrecido detalles de su cautiverio, durante el cual pasó por distintos campamentos --los captores le cambiaban cada dos meses.--.
Aunque ha reconocido que en cierta medida le cuidaban "muy bien", facilitándole ropa, comida y medicinas, los milicianos siempre le dejaron claro que él era su prisionero. Gracias a sus secuestradores, pudo aprender algunas habilidades de supervivencia en el desierto, pero su movilidad estaba muy limitada y temió por su vida en varias ocasiones, informan los medios sudafricanos.
McGowan ha explicado que, por propia voluntad, se convirtió al islam mientras era un rehén y que este cambio mejoró "drásticamente" las condiciones de su cautiverio. "Una vez convertido, los chicos querían lavar la ropa contigo, te sentabas y recitabas con ellos a la orilla del río e incluso te traían buena carne", ha dicho.
De hecho, entre las cosas positivas que extrae de estos seis años retenido, McGowan ha citado lo "mucho" que ha aprendido del islam y haber estado en contacto con "un ángulo diferente de la vida". "Tiene que salir algo bueno de esto, aunque han sido seis años y hay un gran hueco en el que he estado perdido", ha afirmado.