Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los socialistas europeos proclaman el "fin de la colaboración" con los conservadores en el PE

El PPE anunciará este martes el nombre de su candidato a suceder a Schulz al frente de la institución
El líder de los Socialistas y Demócratas (S&D) en el Parlamento Europeo, el italiano Gianni Pittella, ha proclamado este martes el "fin de la colaboración" con el partido de mayor peso en el hemiciclo, el Partido Popular Europeo, porque considera necesario establecer una "polarización" que frene el avance de movimientos populistas y euroescépticos.
"La colaboración ha terminado, querido Manfred", ha declarado Pittella, en una rueda de prensa en Estrasburgo (Francia), en respuesta a una carta del líder 'popular' en la Eurocámara, el alemán Manfred Weber, que ha pedido al resto de eurodiputados mantener la senda de las "acciones conjuntas" como respuesta a los mensajes populistas de Marine Le Pen, Nigel Farage o Geert Wilders.
"La vieja cara de la política ya no existe (...) Queremos una sana y respetuosa polarización entre conservadores y progresistas, que sirva para revivir el Parlamento Europeo y reducir el espacio de los movimientos euroescépticos y eurófobos", ha explicado Pittella.
En opinión del socialista italiano, que se ha postulado para suceder al alemán Martin Scuhlz al frente de la institución cuando éste abandone el cargo a mediados de enero, ha asegurado que se trata de un "cambio obligado" por la evolución de la política en Europa.
Schulz ocupa la presidencia de la Eurocámara gracias a un acuerdo de los dos grandes partidos, pero los 'populares' reclaman que sea un candidato conservador el que le releve, mientras que los socialistas aspiran a mantener la silla.
Por ello, Pittella ha advertido de que su candidatura "no es una candidatura táctica" y que dará la batalla "hasta el final de las votaciones", negando así la posibilidad de un candidato de consenso entre las grandes fuerzas.
Weber, por su parte, ha replicado que el "socio" de los progresistas en la Eurocámara es el PPE y que han tenido una cooperación "fructífera", que deberían mantener por el interés común de los europeos y por una Europa "más social".
Los 'populares' decidirán a última hora de la tarde cuál será su candidato para presidir la Eurocámara, entre la irlandesa Mairead McGuinness, el italiano Antonio Tajani y el francés Alain Lamassoure.
Weber, que no se ha presentado como opción, ha opinado que el papel de los líderes de grupo debe ser el de "hacer política de partido". Por ello, ha dicho, el presidente de la institución debería ser alguien que pueda desempeñar un rol "más representativo (de la Eurocámara) que político", en contraposición al perfil marcado de Schulz.
VERHOFSTADT, EN LA RECÁMARA
Por su parte, el líder de los liberales europeos (ALDE), Guy Verhofstadt, ha avisado a ambos de que ninguno de los dos grupos cuenta con la mayoría suficiente para imponer su candidato en el Parlamento europeo.
El exprimer ministro belga se mantiene en segunda línea, sin aclarar si su grupo presentará o no un nombre para sustituir a Schulz, cuando éste abandone la institución el próximo 16 de enero. Sin embargo, ALDE sí ha acordado que será Verhofstatd su candidato, si finalmente opta por presentar uno.
Schulz tiene previsto despedirse formalmente de todos los eurodiputados con una breve declaración en la sesión plenaria de mañana miércoles, última que dirigirá como presidente de la Eurocámara, aunque seguirá en sus funciones hasta el 16 de enero, víspera de la votación de su sucesor.