Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 99,79% de los serbobosnios votan a favor de que el 9 de enero sea el 'Día del Estado'

La población de la República Srpska, una de las dos entidades que integran Bosnia y Herzegovina, ha votado este domingo a favor de que el 9 de enero sea considerado como 'Día del Estado'.
Según los resultados correspondientes al 71 por ciento del recuento, el 99,79 por ciento de los votantes se han pronunciado por el sí en el referéndum. La participación ha sido de entre el 59 y el 60 por ciento.
Los resultados del referéndum han sido acogidos con satisfacción por las autoridades de la República Srpska, y el presidente, Milorad Dodik, ha dicho que la votación es "histórica", según ha informado la agencia de noticias Tanjug.
En este sentido, ha expresado su "orgullo" por el hecho de que la votación se haya celebrado sin incidentes, recalcando que "la población serbia ha mostrado madurez política" y que "la votación no ha dañado a nadie".
Por su parte, la primera ministra de la República Srpska, Zeljka Cvijanovic, ha destacado que aquellas personas que no se sientan identificadas con el 'Día del Estado' no tienen por qué celebrarlo.
La votación ha sido celebrada pese a que el Tribunal Constitucional de Bosnia prohibió el 17 de septiembre que se llevara a cabo.
Las decisiones del Constitucional son vinculantes pero más del 90 por ciento de sus fallos han sido incumplidos por las autoridades de las dos entidades que componen Bosnia y Herzegovina.
La fecha del 9 de enero tiene un alto contenido simbólico para los serbobosnios, que ese día en 1992 declararon de forma unilateral la creación de la República Srpska, meses antes de que comenzara la guerra en abril de 1992, un conflicto que se prolongó durante más de tres años y que dejó el país destrozado y dividido en dos entidades territoriales y políticas con un Gobierno central con escasa competencias.
El referéndum de este domingo ha sido el primero que se celebre en Bosnia y Herzegovina desde el que tuvo lugar en febrero de 1992, por el que Bosnia proclamó su independencia de la República Socialista de Yugoslavia con el boicot de los serbobosnios.
Meses después comenzó la guerra y la división étnica y política que se exacerbó en el conflicto y que se ha mantenido a un nivel más bajo durante los 20 años siguientes, con el país marcado por el complejo sistema político derivado de los Acuerdos de Dayton, firmados en diciembre de 1995.
Bosnia está integrada por dos entidades: la Federación musulmana-croata y la República Srpska, la entidad serbobosnia. Las dos entidades tienen sus propios gobiernos y competencias en material policial.
Por encima de las dos entidades está un Gobierno central con pocas competencias y con un sistema de reparto de poder por turno en la Presidencia.
Tanto Estados Unidos, el principal impulsor de los acuerdos de Dayton, como la Unión Europea han mostrado su rechazo al referéndum sobre el 'Día del Estado' de la República Srpska, una celebración rechazada por el Gobierno central bosnio y por el de la Federación, por entender que solo contribuye a aumentar las tensiones entre las comunidades que conviven en el país y discrimina a los bosniocroatas y los bosniacos (musulmanes) que viven en el territorio bajo control serbobosnio.