Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los separatistas no liberarán a los observadores si la UE no retira las sanciones

Los prorrusos liberan por motivos médicos a uno de los observadores detenidoscuatro.com

El autoproclamado alcalde de la ciudad ucraniana de Slaviansk, Viajeslav Ponomariov, ha declarado que no negociarán la liberación de los observadores internacionales secuestrados mientras continúen las sanciones que la Unión Europea ha impuesto a líderes separatistas prorrusos ucranianos, según ha informado la agencia de noticias Interfax Ucrania.

Ponomariov ha explicado que la decisión responde a la prohibición de expedir visados y congelar activos al dirigente de la secesionista República Popular de Dontetsk, Denis Pushilin, y a la declaración del dirigente separatista Andrei Purgin como "persona no propicia para el diálogo".
Los observadores internacionales secuestrados se encontraban en Ucrania trabajando para una misión de la OSCE cuando fueron secuestrados por milicianos separatistas prorrusos con el argumento de que entre ellos había un espía ucraniano.
"Retomaremos el diálogo sobre el estatus de los prisioneros de guerra cuando la Unión Europea retire las sanciones", ha declarado Ponomariov. "Si no lo hacen, bloquearemos la entrada al personal de la Unión Europea, así que no podrán llegar hasta nosotros. Se lo recordaremos a nuestros huéspedes de la OSCE", ha añadido.
La Unión Europea ha congelado los activos e impuesto restricciones de viaje a 15 ciudadanos rusos y ucranianos relacionados con la anexión de Crimea y a los que Bruselas ha acusado de apoyar la campaña separatista.
Moscú ha reiterado que Rusia no está involucrada en los levantamientos en el este de Ucrania, en los que separatistas rusófonos han ocupado edificios gubernamentales ante el temor a que el Gobierno de Kiev pudiese violar sus derechos.