Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los residentes del asentamiento de Amona aceptan el plan de evacuación del Gobierno

Los residentes en el asentamiento israelí de Amona han aceptado este domingo la propuesta de evacuación del Gobierno, una semana antes del inicio de los procedimientos.
El Tribunal Supremo de Justicia ha desestimado en noviembre un recurso presentado por el Gobierno israelí y ha reafirmado que el asentamiento deberá ser evacuado antes del 25 de diciembre por ser un asentamiento levantado ilegalmente, incluso desde el punto de vista del Derecho israelí.
Tras ello, los residentes rechazaron el fallo y aseguraron que "miles de personas de todo Israel" acudirán al lugar para evitar su desmantelamiento.
Sin embargo, los residentes han votado finalmente a favor del plan propuesto por el Gobierno, después de que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, recalcara que "se ha hecho todo lo posible" para alcanzar una solución.
La última propuesta contempla el desplazamiento de 24 de las 40 familias residentes en Amona a unos terrenos no afectados por el fallo del Supremo, según ha informado el diario israelí 'The Jerusalem Post'.
El Derecho Internacional contempla todos los asentamientos como ilegales, si bien Israel diferencia entre aquellos a los que ha concedido permiso y los que no, que son los únicos que considera ilegales, como es el caso de Amona.
Cisjordania --incluida Jerusalén Este--, la Franja de Gaza y los Altos del Golán fueron ocupados militarmente por Israel en la guerra de 1967, por lo que la construcción de asentamientos y la colonización de estos territorios están prohibidos por el Derecho Internacional.
En Cisjordania viven unos 531.000 colonos judíos, según datos de 2012, parte en colonias consideradas legales por Israel y parte en estos asentamientos considerados ilegales incluso por el Gobierno israelí.