Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los republicanos calculan que el muro con México costará al menos 12.000 millones de dólares

El presidente de la Cámara de Representantes recuerda que "la tortura es ilegal"
Los líderes del Partido Republicano en el Congreso de Estados Unidos prevén aprobar medidas extraordinarias para autorizar la construcción del muro en la frontera con México, que costaría entre 12.000 y 15.000 millones de dólares (entre 11.200 y 14.000 millones de euros).
El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, ha explicado en una comparecencia ante los medios que están a la espera de que el presidente, Donald Trump, les presente un plan con el controvertido proyecto.
Ryan ha previsto un presupuesto "suplementario" para financiar el muro, al que el mandatario norteamericano dio 'luz verde' el miércoles mediante una orden ejecutiva. El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, ha estimado entre 12.000 y 15.000 millones de dólares el coste total.
Los congresistas no han aclarado de dónde saldrán estos fondos y cómo podría cumplir Trump la promesa de que será México quien termine pagando el muro. El presidente ha insistido en que el país vecino asumirá el "cien por cien" del presupuesto y ha amenazado con cancelar la reunión de la próxima semana con su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto.
TORTURA
Frente al aparente consenso en relación al muro, los líderes republicanos han sugerido que no aceptarán cambios en relación a las políticas de interrogatorio de la CIA, un día después de que Trump afirmase en una entrevista con ABC News que la tortura "funciona" y no descartase recuperar el 'waterboarding' o ahogamiento simulado.
"Creo que todos mis compañeros están cómodos con el Estado de Derecho en este asunto", ha planteado McConnell, mientras que Ryan ha recordado que "la tortura es ilegal". "No estamos de acuerdo con legalizarla", ha advertido, sin aludir directamente a las más recientes alusiones de Trump.