Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Multitud de refugiados desafían a la fuerza de un río en su intento de huir de Idomeni

Miles de hombres, mujeres y niños cargan con lo poco que tienen y echan a andar. Huyen del barro, el frío y la desesperación del campamento griego de Idomeni. Su destino es Macedonia y cualquier hueco en la valla de la frontera. Están decididos a avanzar con sus pequeños sin importar el obstáculo que se encuentren a su paso, aunque este sea un rio de agua helada con una gran corriente amenazando con arrastrarles. Como pueden, haciendo uso de una cuerda, se ayudan entre ellos. Incluso un hombre en silla de ruedas es llevado en brazos para avanzar. Sin embargo, al otro lado, espera la policía, que les devolverá a Grecia. Horas y horas de camino para encontrar más barro y más alambrada. La vida en riesgo para simplemente volver al punto de partida.