Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La provincia tailandesa de Lopburi honra con frutas y verduras a miles de monos

Ni es una manifestación para reclamar derechos ni una ofrenda floral para honrar a algún fallecido. Decenas de personas marchan por la ciudad tailandesa de Lopburi, en la misma provincia, con cestas de frutas y verduras que depositan en una furgoneta. Hay tres en toda la ciudad. A ella acuden decenas de macacos cangrejeros para devorar la sentida ofrenda. Se celebra todos los años y este es el decimo octavo. Un acto que esta edición se ha moderado porque Tailandia sigue de luto tras la muerte en octubre del rey Bhumibol Adulyadej. Los macacos circulan por la ciudad con total libertad. Y hasta los vehículos paran para permitirles el paso. Solo en la ciudad hay tres mil. En toda la provincia, siete mil. Y los turistas están encantados.