Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imputan a otro funcionario, sospechoso de ayudar a los dos presos fugados

Hallan ADN de los dos presos fugados de una cárcel de Nueva Yorkcuatro.com

Un segundo funcionario de la prisión de la que huyeron dos presos hace más de dos semanas ha sido imputado por su posible vinculación con la fuga de los criminales.  El guardia les habría facilitado herramientas para ayudarles a escapar de la prisión de máxima seguridad de Clinton de Dannemora, en Nueva York.

El guardia de la prisión Gene Palmer les habría facilitado un destornillador y una llave para Gene Palmer para manipular el dispositivo eléctrico que controlaba el cierre de la celda que ocupaban los reos fugados, según ha publicado la CNN.
El veterano guardia, de 54 años, después de que los presos terminarán su trabajo y poco antes de terminar su turno de trabajo habría recogido las herramientas. 
Palmer permanece en libertad después de pagar una fianza de 25.000 dólares y a la espera de presentarse ante el juez este jueves en un tribunal de Nueva York.
Su abogado rechazó comentar la imputación y defendió la "integridad" de Palmer, "un hombre que cometió algunos errores".
Heridos y armados
La policía cree que los dos reos, condenados por homicidio, podrían estar heridos y portar al menos un arma, de acuerdo con los investigadores de la Policía estatal, que se basan en pruebas halladas en una cabaña cercana a la prisión en la que se refugiaron.
Richard Matt, de 48 años, y David Sweat, de 34, ambos condenados a cadena perpetua por homicidio, lograron escapar de la Instalación Correccional Clinton de Dannemora, situada a unos 30 kilómetros de la frontera canadiense, el pasado 6 de junio. Ha sido la primera fuga en esta prisión en sus 150 años de historia.
En la cabaña se hallaron pruebas de ADN de los reos, tal y como informaron las autoridades en los días previos. En concreto, los agentes encontraron calcetines con restos de sangre, por lo que apuntan a que una herida podría estar dificultando la huida de los fugitivos.
Previamente, las autoridades estadounidenses desplegaron un fuerte operativo policial con perros y helicópteros en el pequeño pueblo de Friendship, en el estado de Nueva York, donde supuestamente se avistó a los dos presos fugados.
Un testigo aseguró ver a los dos hombres caminando por una vía de tren en el pueblo de Friendship, con unos 2.000 habitantes, según informó la Policía del estado de Nueva York a través de un comunicado. Sin embargo, estas informaciones no pudieron ser confirmadas.
El descubrimiento de la cabaña sugiere que los hombres "necesitan provisiones y están desesperados", según detalla a la cadena estadounidense CNN una fuente policial, que añade que ahora los investigadores están trabajando para "contener" a los dos hombres en esa zona.
Asimismo, indican que en este tipo de cabañas --situada en un campamento de cacería privado-- suele haber armas de fuego. por ello, aunque los investigadores no pueden asegurar que los dos presos estén armados, trabajan en el caso como si lo estuvieran, tal y como informa el diario estadounidense 'The New York Times'.
Centenares de agentes continúan buscando a los dos asesinos, que estarían desplazándose a pie. El último área de búsqueda es Owls Head, en el condado de Franklin, a unos 40 kilómetros al oeste de la prisión de máxima seguridad de la que escaparon.