Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un preso ejecutado en Alabama agonizó durante 13 minutos

Un preso ejecutado el jueves en el estado norteamericano de Alabama tosió y jadeó durante 13 minutos después de que se le administrase la primera dosis de fármacos, según el portal 'AL.com', que tenía a un periodista presente en la sala.
Ronald B. Smith había sido condenado a muerte por un caso de robo y asesinato de 1994 y, tras agotar las sucesivas apelaciones, finalmente fue ejecutado el jueves por la noche mediante la técnica de inyección letal.
Según el periodista Kent Faulk, Smith respondió con un "no, señora" cuando una funcionaria le preguntó si quería decir algo. Poco después, se le administró la primera dosis de fármacos y se dio inicio al proceso de ejecución.
Entre las 22.34 y las 22.47, sin embargo, el condenado "parecía estar luchando por respirar, jadeaba, tosía y apretaba el puño". Los funcionarios llegaron a realizarle dos pruebas de consciencia para comprobar que no estaba sufriendo, ya que incluso tenía un ojo parcialmente abierto.
Finalmente, el médico declaró la muerte a las 23.05, según el portavoz de la prisión, Bob Horton. La dirección de la cárcel ha asegurado que en todo momento "se siguieron los protocolos" y que ni siquiera se planteó paralizar la ejecución a mitad del proceso.
Las autoridades, no obstante, han asegurado que la autopsia permitirá aclarar si hubo alguna "irregularidad". El estado de Alabama aún tiene pendientes la aplicación de otras dos condenas a muerte para este año.