Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente iraquí aprueba incorporar a las milicias chiíes a las fuerzas de seguridad

El presidente de Irak, Fuad Masum, ha ratificado este lunes la ley que incorpora a las milicias chiíes, más conocidas como Hashid Shaabi o Movilización Popular, a las fuerzas de seguridad del país, después de que la medida hubiera sido aprobada el pasado mes de noviembre por el Parlamento.
En un comunicado recogido por el portal Iraqinews, el presidente ha explicado que ha promulgado la norma para honrar a "quienquiera que sacrificó su sangre en defensa de Irak" y para "garantizar que las armas están solo en manos del Estado".
La aprobación de la medida se produce pese a las objeciones expresadas por los grupos suníes en el Parlamento, que temen que con ello las milicias chiíes tengan más capacidad de actuar sin miedo a represalias, después de que en el pasado se haya denunciado algunos abusos contra suníes tras la liberación de localidades bajo el control de Estado Islámico.
Las Hashid Shaabi se formaron en virtud de un decreto dictado por el principal clérigo chií del país, Alí al Sistani, para combatir a Estado Islámico ante el fulgurante avance del grupo terrorista en el verano de 2014 tras ocupar Mosul.
Las milicias chiíes están participando actualmente en la ofensiva para arrebatar Mosul a Estado Islámico junto al Ejército y la Policía iraquíes.
La nueva ley incluye a las unidades de Movilización Popular en el marco de las Fuerzas Armadas y las somete a su comandante supremo. Además, estipula que sus integrantes no deben estar vinculados con ningún grupo político, social o partidista. A partir de ahora, será el comandante supremo quien decida dónde y cómo desplegar esta fuerza.