Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Tanzania despide a 10.000 funcionarios por utilizar títulos académicos falsos

El presidente de Tanzania, John Magufuli, ha despedido a cerca de 10.000 funcionarios por hacer uso de títulos académicos falsos en el marco de una serie de medidas puestas en marcha para acabar con las acreditaciones académicas fraudulentas en el sector público.
El Ministerio de Educación de Tanzania ha indicado que algunas de las personas afectadas por los despidos estaban utilizando los títulos de sus familiares para poder acceder a los puestos. Otros ni siquiera aparecían en las bases de datos, según ha informado la cadena británica BBC.
"Estas personas han ocupado puestos públicos sin estar cualificadas. Nos han robado, tal y como hacen otros delincuente", ha aseverado Magufuli, que ha instado a las autoridades a "nombrar y avergonzar" a los funcionarios en cuestión.
"Hemos trabajado duro para crear nuevos puestos de trabajo mientras estas personas han estado utilizando certificados y documentos falsos", ha señalado el presidente, que ha solicitado que los periódicos y medios de comunicación publiquen los nombres de los afectados.
La Policía halló en 2016 varias máquinas e instrumentos diseñados para falsificar certificados académicos durante una redada llevada a cabo en la capital 'de facto', Dar es Salaam, en el este del país, donde es sencillo hacerse con licencias y certificados falsos.
Las autoridades han indicado que un gran número de personas han utilizado los certificados de familiares o amigos tras cambiarse el nombre antes de solicitar el trabajo.
El año pasado, el Gobierno tanzano despidió a más de 10.000 funcionarios tras poner en marcha una serie de medidas anticorrupción. Según las autoridades, los funcionarios condenados por fraude pueden enfrentarse a penas de hasta siete años de prisión.
Los salarios de estos trabajadores han producido pérdidas de más de dos millones de dólares (1,8 millones de euros) al mes. Desde que Magufuli accedió a la Presidencia hace dos años, el Gobierno ha puesto en marcha un sistema para revisar los certificados académicos de los funcionarios, especialmente los títulos de Educación Secundaria.