Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Honduras pide un "informe especial" sobre el asesinato del periodista Igor Padilla

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ha solicitado este viernes un "informe especial" sobre el caso del asesinato del periodista Igor Padilla, muerto el pasado martes cuando grababa un anuncio publicitario en la ciudad de San Pedro Sula.
El mandatario ha pedido al Congreso Nacional, además, que apoye la aprobación de nuevas reformas del Código Penal hondureño, tal y como ha informado el diario 'La Tribuna'.
Tras la muerte del reportero, las autoridades han detenido a un total de 18 personas, entre ellos cinco mujeres, vinculados con los hechos. Todos pertenecen a la mara 18, según indican fuentes policiales. Dos de ellos reconocieron haber asesinado a Padilla, señalando que eran "órdenes del barrio".
Las autoridades barajan la posibilidad de que la orden del asesinato pudiera haber salido de la prisión. Uno de los detenidos, Cristian Ariel Cálix, alias 'Little Sam', viajó a desde la capital, Tegucigalpa, únicamente para ser partícipe del crimen. 'Little Sam' había estado recluido recientemente en la prisión de máxima seguridad de 'El Pozo', en Santa Bárbara.
Hernández ha lamentado que haya sido posible que un "individuo al que se le lleva a 'El Pozo' debido a su peligrosidad" sea tratado "de manera especial" y salga en libertad. "Eso no está bien", ha advertido. En este sentido, el mandatario ha pedido más responsabilidad en las sentencias judiciales, señalando que "no cabe en ninguna cabeza que una persona recluida en 'El Pozo' pueda salir".
Padilla, de la cadena de televisión HCH, se encontraba grabando un anuncio publicitario en una tienda en San Pedro Sula cuando recibió una llamada de teléfono de una mujer, por lo que salió del local.
Una vez fuera, varios hombres armados, vestidos con uniforme policial, abrieron fuego contra Padilla desde un vehículo. La Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) hondureña ha confirmado que el ataque, por el que se ha detenido a casi una veintena de personas, estaba deliberadamente dirigido al periodista y estaba bien planificado.