Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente saliente de Gambia se retracta y rechaza la victoria del líder de la oposición, Adama Barrow

El presidente saliente de Gambia, Yahya Jamé, se ha retractado este viernes y ha rechazado los resultados de las elecciones presidenciales, celebradas la semana pasada, y que dieron la victoria al líder de la oposición, Adama Barrow.
En un discurso televisado en la cadena estatal y recogido por el diario 'Jollof News', Jamé ha asegurado que su equipo ha realizado una investigación en torno a los comicios, revelando numerosas discrepancias y "errores inaceptables" por parte de la comisión electoral, por lo que ha rechazado los resultados "en su totalidad".
Jamé, de 51 años, ha gobernado en el país africano desde julio de 1994; sin embargo, Adama Barrow fue declarado vencedor de los comicios con un recuento inicial de 263.515 votos (un 45,5 por ciento de las papeletas), frente a los 212.099 (un 36,7 por ciento) que obtuvo Jamé, poniendo así punto y final a 22 años de mandato en el país africano.
Los resultados definitivos de la comisión corrigen estas cifras, asegurando que Barrow obtuvo 227.708 (43 por ciento) votos, frente a los 208.487 (40 por ciento).
Tras los primeros resultados, Jamé aceptó su derrota e incluso realizó una llamada telefónica para felicitarle.
"Te llamo para desearte lo mejor", afirmó entonces Jamé. "El pueblo ha hablado y no tengo ninguna razón para refutar la voluntad del todopoderoso Alá", continuó.
Jamé se ofreció incluso a ayudar a Barrow "en su período de transición". "El país estará en tus manos desde enero y te garantizo mi ayuda en tu transición, no en la selección de quién estará en tu Gobierno, pero tendrás que trabajar conmigo cuando me vaya y te entregue la casa del Estado", afirmó.