Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 40 personas heridas por un incendio en una discoteca de Bucarest

Bomberos en los alrededores de la discoteca que ha ardido en Bucaresttelecinco.es
Al menos 40 personas han resultado heridas a consecuencia del incendio declarado sobre las 3.30 de esta madrugada en una discoteca de Bucarest, la capital de Rumanía, según han informado fuentes oficiales al portal rumano Digi24.
A pesar de que la mayor parte de los heridos no revisten gravedad, al menos seis personas permanecerán hospitalizadas por inhalación de humo, hipotermia y fracturas al escapar de las llamas saltando desde los pisos superiores del Bamboo Club, una conocida discoteca de la capital. Los hechos sucedieron en torno a las 3.30 de la madrugada del viernes al sábado.
Al menos una persona se encuentra en estado grave, aunque las últimas informaciones del medio rumano indican que podría recuperarse. Además, los servicios de emergencia temen que haya gente atrapada en los escombros del club, que ha quedado destruido.
La Fiscalía ha abierto una investigación porque no es la primera vez que ocurre un suceso de estas características en el club, que ya fue escenario de otro caso igual en 2005, y que durante el último año había recibido varias multas por carecer de los permisos de seguridad en caso de incendio.
"Afortunadamente no hay víctimas mortales que lamentar", ha declarado el presidente de Rumanía, Klaus Iohannis en su cuenta de Facebook.
"Sin embargo, se trata de otra importante tragedia en la que, parece ser, ha vuelto a darse una violación de las normas y de las regulaciones. Hasta que no entendamos de una vez por todas que las leyes se hacen para todos, la sociedad siempre estará en peligro", ha remachado el dirigente, consciente del impacto político de estas tragedias después de que el incendio en 2015 de la discoteca Colectiv, en el que murieron 60 personas, fuera causa directa del colapso del Gobierno rumano.