Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 30.000 personas han muerto en Siria en los últimos cinco meses, según el Observatorio para los DDHH

Más de 30.000 personas han muerto en el marco de la guerra Siria desde el fracaso de la tregua de febrero, según ha informado este lunes el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que ha recriminado a la comunidad internacional su "silencio" y ha reclamado acciones inmediatas y contundentes El Observatorio, una organización con sede en Londres pero una amplia red de fuentes sobre el terreno, ha constatado en estos cinco meses la muerte de más de 25.000 personas. A esta cifra ha sumado "unas 5.000 más", debido al "extremo secretismo" con el que se mueven todas las partes y a la incapacidad de acceder a ciertas zonas.
Más de 30.000 personas han muerto en el marco de la guerra Siria desde el fracaso de la tregua de febrero, según ha informado este lunes el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que ha recriminado a la comunidad internacional su "silencio" y ha reclamado acciones inmediatas y contundentes
El Observatorio, una organización con sede en Londres pero una amplia red de fuentes sobre el terreno, ha constatado en estos cinco meses la muerte de más de 25.000 personas. A esta cifra ha sumado "unas 5.000 más", debido al "extremo secretismo" con el que se mueven todas las partes y a la incapacidad de acceder a ciertas zonas.
De las víctimas confirmadas, casi 7.000 han sido identificadas como civiles, entre ellas al menos 1.341 menores de edad. Las fuerzas del régimen de Bashar al Assad suman unos 3.000 fallecidos, mientras que la cifra de muertos dentro de la denominada oposición 'moderada' ronda los 4.100.
El Observatorio ha instado al Consejo de Seguridad de la ONU a tomar medidas para que, por ejemplo, los responsables de los crímenes de guerra que se estarían cometiendo rindan cuentas ante el Tribunal Penal Internacional (TPI).