Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Palestinos incendian la Tumba de José en Cisjordania en un nuevo "día de la ira"

Palestinos incendian la Tumba de José en Cisjordania en un nuevo "día de la ira"cuatro.com

Cientos de jóvenes palestinos han incendiado esta pasada madrugada el lugar donde supuestamente descansan los restos mortales del patriarca bíblico José en la localidad cisjordana de Nablús, y que visitan habitualmente los peregrinos judíos, aunque no ha habido víctimas que lamentar, según han informado altos responsables israelíes tras recibir confirmación del suceso por parte de funcionarios palestinos.

Los asaltantes irrumpieron en el recinto a primera hora de esta madugada armados con cócteles molotov que arrojaron contra algunos de los edificios que descansan sobre la tumba del patriarca, en particular el reservado para la oración de las mujeres, según informan medios israelíes.
Las fuerzas de seguridad palestinas se han visto obligadas a hacer uso de sus armas de fuego para dispersar a los manifestantes mediante disparos al aire, mientras una unidad de bomberos intentaba contener las llamas, según han descrito el coordinador de Actividades del Gobierno Israelí en los Territorios (Palestinos), el general Yoav Mordechai, así como el general de brigada David Menachem, director de la Administración Civil de Israel.
El templo descansa a los pies del Monte Gerizim de Nablús y cerca del campo de refugiados de Balata.
Como ha venido realizando cada semana del último mes, el movimiento islamista palestino Hamás ha declarado el viernes como día de la ira en protesta contra Israel y en el marco de violencia desatada en la región.
Se esperan, en este sentido, enfrentamientos en diferentes puntos de Cisjordania: Ramala, Belén, Nablús y Hebrón, así como en Jerusalén Este, donde los enfrentamientos estallarán, con toda probabilidad, tras las oraciones de mediodía.