Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los padres de Alepo ya no tienen hospitales a los que llevar a sus hijos

Todos los hospitales de la ciudad siria de Alepo, en guerra desde hace más de cinco años, han sido bombardeados. Están destruidos o fuera de servicio, incluido el único hospital pediátrico. Lo ha denunciado la Asociación de Médicos Independientes, que ha mostrado las imágenes el momento del bombardeo al hospital infantil, que ha sido atacado dos veces en menos de 48 horas. Los padres de Alepo no tienen hospitales a los que llevar a sus hijos heridos o enfermos. Apenas se mantienen tres pequeños ambulatorios al este de la ciudad, zona donde se calcula que hay un cuarto de millón de civiles atrapados. Ni siquiera les quedan sudarios con los que enterrar a sus muertos. Mientras, un enviado especial de la ONU ha llegado a Damasco para reunirse con el gobierno sirio con el objetivo de buscar una solución para una población civil que desconfía de los acuerdos de Basar al Assad. Su ejército ha ejecutado los ataques a objetivos civiles. Son los peores bombardeos en los más de cinco años que dura ya la guerra.