Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El observador fallecido en Ucrania tenía nacionalidad estadounidense y otra observadora alemana está herida

El Ministerio de Exteriores de Rusia ha informado de que el observador de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), fallecido hoy a casusa de la explosión de una mina al paso de su convoy cuando circulaba por el este de Ucrania tenía nacionalidad estadounidense, de acuerdo con la nota recogida por la agencia oficial de noticias RIA Novosti.
La nacionalidad ha sido ratificada a la cadena NBC por el Ministerio de Exteriores de Austria cuyo titular, Sebastian Kurz, ostenta la presidencia 'pro tempore' de la organización.
El fallecido viajaba en un vehículo de la organización que explotó al pasar por encima de una mina. La detonación causó heridas también a una observadora alemana, según ha confirmado la propia canciller Angela Merkel.
Los detalles del incidente están bajo investigación pero de momento, la OSCE ha confirmado que una patrulla de seis personas que se desplazaban en dos vehículos blindados recibió de lleno la explosión de una mina en las inmediaciones de Prishib, un área de la provincia de Lugansk en la línea de contacto entre territorio ucraniano y zona separatista, según Kurz.
Las milicias de la autoproclamada República Popular de Lugansk, una de las partes separatistas enfrentadas al Ejército ucraniano, han indicado que el incidente tuvo lugar porque el coche se salió del trazado habitual.
"Este equipo se desvió de la ruta principal y se movió por carreteras secundarias, lo cual está prohibido por el mandato de la OSCE", según un comunicado de la Milicia Popular de Lugansk colgado en el Centro de Información de la autoproclamada república.
La OSCE denuncia que estas rutas "prohibidas", así como otras restricciones al movimiento de sus observadores, contravienen los términos de su mandato como responsable de vigilar el desarrollo del alto el fuego en el este de Ucrania, en virtud de los acuerdos de Minsk, corroborados a principios de 2015.