Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alertan de las agresiones sexuales a menores en los campos de refugiados en Grecia

Niños en un campo de refugiados en AtenasReuters

"Me dije a mí mismo, ‘cuídate a ti mismo, viniste a Europa, ¿cuál es tu objetivo?' No estoy haciendo esto porque me guste sino porque no tengo dinero, no tengo alternativa".Son palabras de uno de los muchos niños refugiados forzados a vender sexo para sobrevivir en Grecia. En uno de esos campos de refugiados, una niña de cuatro años fue violada en uno de esos campos.

Un informe de la Universidad de Harvard advierte de la “creciente epidemia” de explotación sexual y abusos en Grecia, que acoge a 62.000 refugiados que quedan varados por el acuerdo UE-Turquía y el cierre de las fronteras a través de Europa.
Tenemos un caso de una niña de cuatro año violada”, le explicó un psicólogo en un campo de Atenas a los investigadores. “Su madre ha hecho lo posible para denunciarlo”, informa The Independent.
Pero los trabajadores y los investigadores señalan que a menudo no hay dónde ir, con víctimas atrapadas en los campos con sus agresores y demasiado asustados para ir a la policía o las autoridades, que frecuentemente carecen de intérpretes y especialistas.
La ausencia de detenciones lleva a los refugiados a tomarse la justicia por su mano. En un campo griego, un hombre que ya se había casado con una menor, violó a otra menor. Entonces otros emigrantes le dieron una paliza.
Trabajadores humanitarios explicaron a los investigadores que bandas criminales prosperan en estos míseros campos, donde muchos refugiados han vivido durante más de un año aterrorizados en silencio por estos mafiosos.
"Habiendo soportado los riesgos de violencia sexual o habiendo experimentado violencia sexual durante su viaje, los niños migrantes sufren el miedo al abuso sexual en un lugar que debería haberles garantizado seguridad y protección", señala el informe.
Señala que las estructuras "débiles o inexistentes" dejan a los niños en mayor peligro, con informes de agresión sexual aumentando mientras que las pandillas chantajean a menores y amenazan con enviar fotos humillantes a sus familias.
"Un hombre de uno de esos grupos de la 'mafia' pidió a la hija de siete años de su pareja que entrara en su tienda de campaña para jugar con su teléfono y luego cerró la tienda", dijo un médico a los investigadores. “La niña volvió con marcas en sus brazos y cuello. Más tarde, la niña describió cómo había abusado de ella”.
Se teme que la violación y las agresiones sexuales no sean denunciadas debido al temor de represalias y estigmas, mientras que la burocracia administrativa puede causar largos retrasos antes de que las víctimas puedan ser alejadas de sus agresores.
El acuerdo entre la UE y Turquía ha dejado a miles de niños retenidos entre 13.000 inmigrantes en campamentos sobrepoblados. A pesar de las preocupaciones de la ONU, muchos han muerto debido a condiciones inseguras, hipotermias o incendios durante el invierno.
Las organizaciones benéficas han advertido sobre el aumento de la automutilación y el intento de suicidio en los centros de detención y en otras partes de Grecia, donde al menos un solicitante de asilo se ha suicidado este año en medio de la creciente desesperación por escapar.
Se sabe que los contrabandistas en Grecia, Italia y otros lugares de Europa obligan a los refugiados, incluidos los niños, a la prostitución para pagar "deudas", mientras que los migrantes también recurren a "sexo de supervivencia" para obtener alimentos y refugio o recaudar dinero para salir de Grecia.
Eleni Kotsoni, psicóloga de una clínica de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Atenas, explica que un creciente número de solicitantes de asilo se acercaban al fenómeno.
"No es algo de lo que hablan fácilmente", dijo. "Básicamente lo hacen para estar seguros, para estar protegidos, para tener un techo sobre su cabeza, para tener comida en el invierno”.
"Pueden ser niños que no están acompañados, o pueden ser mujeres que vienen aquí sin marido o persona para protegerlos".
Las mujeres refugiadas hacen "tratos" con hombres de sus países de origen a cambio de seguridad dentro de los campos de detención, donde la superpoblación, los brotes de violencia y la falta de seguridad y facilidades las hacen vulnerables.
En Atenas, Tesalónica y otras ciudades, los refugiados tienden a vivir en campamentos abiertos o asentamientos informales, donde los adolescentes pueden ser víctimas de hombres mayores.
Los niños, desesperados por recaudar dinero o por encontrar refugio, también venden sexo ellos mismos, especialmente en los famosos parques de Atenas, donde son abordados por pedófilos, indica The Independent.
El estudio de Harvard señala que los compradores de sexo con niños migrantes son principalmente hombres mayores de 35 años, mientras que los niños que participan en "sexo de supervivencia" son principalmente adolescentes, particularmente de Afganistán.
Algunos compradores exigen que los niños los acompañen a sus casas o a un hotel, según el informe, mientras que otros insisten en tener relaciones sexuales en parques. El informe encontró que los precios "rara vez superan los 15 euros por servicio".
Un niño explica que él ha "renunciado a la esperanza de encontrar una manera de salir de Grecia, pero otros niños todavía están tratando de conseguir dinero para salir". Otro señala que "nunca pensé que tendría que hacer algo como esto. Cuando el dinero se acabó, tuvo que aprender a hacerlo…Era la primera vez que lo hacía, no tenía experiencia”.
En los primeros 10 meses de 2016, más de 10.400 niños solicitaron asilo en Grecia, en su mayoría de Siria, Afganistán, Pakistán, Irán y otros países de Oriente Medio y Norte de África, creando enormes atrasos en un sistema no preparado.