Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jefe negociador de Bruselas para el Brexit inicia su tarea este octubre con contactos con los 27

El jefe negociador designado por Bruselas para negociar con Reino Unido su salida de la Unión Europea, el excomisario francés Michel Barnier, comenzará el lunes a perfilar su equipo y a armar la estrategia comunitaria para cuando los británicos activen formalmente el divorcio, para lo que tendrá una ronda de contactos con las capitales "en las próximas semanas".
La Unión Europea a Veintisiete ha recalcado desde el triunfo del 'Brexit' en el referéndum británico de junio que "no habrá ninguna negociación sin activación" del artículo 50 del Tratado, paso necesario para comenzar formalmente a pactar el divorcio.
Sin embargo, Barnier, cuyo nombramiento se conoció en julio pero no asumirá su cargo hasta este 1 de octubre, quiere emplear las primeras semanas de su mandato para "preparar internamente" la estrategia comunitaria.
Ello incluirá una "ronda de contactos con las capitales" a lo largo de "las próximas semanas", según ha explicado en una rueda de prensa este viernes el portavoz jefe de la Comisión, Margaritis Schinas.
Schinas ha añadido que el objetivo de estas conversaciones es medir el pulso de los Estados miembros y ha dicho que no está al tanto de si Londres será parte de los contactos.
También ha indicado que Barnier, excomisario de Mercado Interior y visto desde Londres como un enemigo de la 'City', espera empezar su labor formando un "pequeño equipo" de funcionarios europeos, sin aclarar si habrá británicos entre ellos, aunque señalando que el grupo reflejará la "multiculturalidad" de la UE.
La Comisión Europea es la encargada de negociar con Londres los términos de salida del bloque, mientras que a los Veintisiete les corresponderá establecer las "líneas directrices" de la negociación y a la Eurocámara, dar su visto bueno o no.