Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres muertos y 30 heridos al encallar un crucero de lujo en un dique en la costa italiana

En el crucero viajaban unas 5.700 personas, 50 están desaparecidas

Tres personas han muerto y 30 han resultado heridas este sábado después de que un crucero de lujo con unas 5.700 personas a bordo encallara en uno de los espigones construidos en la costa de la isla de Giglio, frente a la región italiana de Toscana.
El buque, de la empresa italiana Costa Cruceros, procedía de Cagliari, en la isla de Cerdeña. Poco después de que el crucero encallara, el capitán ha ordenado a la tripulación que procediera con la evacuación de los pasajeros. La tripulación ha repartido chalecos salvavidas y ha recurrido a los botes salvavidas para llegar hasta la costa. Dos de los heridos están graves.
Según fuentes de la Guardia Costera citadas por el diario italiano 'La Repubblica', uno de los fallecidos es un hombre de 70 años al que ha resultado "inútil cualquier intento de reanimarlo". El alcalde de Giglio, Sergio Ortelli, no ha descartado que se localicen "más víctimas".
La empresa Costa Cruceros ha alegado que "todavía es demasiado pronto para determinar las causas del incidente". En un comunicado, ha señalado que las tareas de evacuación, que se están prolongando durante más de cuatro horas, se han llevado a cabo "sin demora" y que "casi han concluido".
Muchos pasajeros se han lanzado al mar para tratar de salvarse. Helicópteros de Salvamento Marítimo han acudido en su ayuda. De acuerdo con el presidente de la provincia de Grosseto, Leonardo Marras, ha asegurado que "aún quedan unas 200 personas a bordo".
El pasajero Luciano Castro ha relatado a la prensa que "estaban cenando cuando todas las luces se apagaron de repente". "Pareció que el buque había chocado contra algo y luego escuchamos un fuerte estruendo, y todos nos caímos al suelo", ha explicado. "El capitán nos comunicó inmediatamente por el sistema de megafonía que se había registrado un fallo eléctrico, pero resultaba muy extraño, puesto que el barco había comenzado a inclinarse hacia uno de los lados", ha manifestado Castro.
"Nos dijeron (la tripulación) que nos pusiéramos los chalecos salvavidas y que nos dirigiéramos hacia los botes para estar seguros, pero se han vivido verdaderas escenas de pánico", ha continuado.
Otra de las pasajeras, Mara Parmegiani, ha afirmado que "era algo muy parecido a lo que ocurrió con el Titanic". "El barco golpeó algo, no hay nada de fallo electrónico", ha vaticinado Parmegiani.
En las fotografías que han publicado varios medios italianos puede apreciarse que el buque, uno de los más grandes de la empresa Costa Cruceros, ha chocado contra uno de los rompeolas del puerto de Giglio, llegando a subirse parte de la proa encima del dique. Cerca de éste, tal y como retratan varias fotografías, están atracados varios barcos y veleros.