Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ya son nueve los muertos por la explosión de una fábrica de fuegos artificiales en Bari

Explosión accidental en una fábrica de fuegos artificiales de BariReuters

El nuevo balance que ha proporcionado las autoridades confirma que son nueve los muertos tras la explosión de una fábrica de fuegos artificiales en Modugno, a las afueras de la ciudad italiana de Bari. En las últimas horas falleció un joven de 20 años y una mujer que era una de las propietarias de la compañía. El fuego afectó a toda la fábrica quedando totalmente destruida, calcinando incluso parte de un bosque cercano. La fábrica fue construida en 1959 tras un incidente de características similares.

Ya son nueve los fallecidos por la explosión ocurrida en una fábrica de fuegos artificiales en Modugno, a las afueras de la ciudad italiana de Bari, según un nuevo balance. Entre los fallecidos hay dos indios y un albanés que trabajaban en la fábrica. En las últimas horas ha muerto un hombre de 20 años en el Policlínico de Bari y una mujer, uno de los propietarios de la empresa pirotécnica Bruscella Fireworks, ha fallecido en el Hospital Perrino de Brindisi, informa la agencia de noticias italiana AGI.
La explosión se ha producido en el interior de la fábrica, situada en la carretera entre Modugno y Bitritto. La deflagración hizo temblar las ventanas de las viviendas hasta en la localidad de Bitritto, a varios kilómetros de distancia. La primera explosión provocó una cadena de deflagraciones en toda la fábrica, que quedó totalmente destruida, y el fuego afectó incluso a un bosque cercano, según los medios italianos.
En el momento del accidente la fábrica estaba a pleno rendimiento para preparar los fuegos artificiales para las fiestas de Puglia. La empresa, de carácter familiar, fabricaba fuegos artificiales para toda Italia desde hace décadas. En 1959 la fábrica fue reconstruida tras un incidente similar.