Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ya han muerto más yemeníes por falta de ayuda médica que por la guerra durante el último año

Un total de 10.000 yemeníes han muerto en el último año a causa del cierre del aeropuerto internacional de Saná, porque no han podido buscar ayuda médica especializada en el extranjero, frente a las 9.000 que han perdido la vida por la guerra, según ha alertado este miércoles el Consejo Noruego para los Refugiados (CNR), que cita datos del Ministerio de Sanidad.
Las restricciones impuestas por la coalición internacional liderada por Arabia Saudí para sofocar la revuelta huthi y devolver al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi al poder llevaron al cierre del aeropuerto de Saná el 9 de agosto de 2016, "dejando a muchos yemeníes sin medios de transporte seguros para salir del país".
Antes de que comenzara la guerra, en 2015, "unos 7.000 yemeníes viajaban al extranjero desde le aeropuerto de Saná para conseguir tratamientos médicos que no estaban disponibles en el país, un número que ha crecido exponencialmente" en los últimos dos años, señala la ONG.
El CNR ha explicado que se trata de un bloqueo especialmente grave, dado que más de 54.000 personas han sido víctimas de los combates, entre muertos y heridos, y el sistema sanitario de Yemen, igual que los servicios públicos en general, está totalmente colapsado porque los 1,2 millones de funcionarios llevan un año sin cobrar su salario habitual.
"Los servicios públicos se han desmoronado por la presión de la guerra: cientos de miles de personas están enfermas, heridas o necesitan servicios, pero se han reducido drásticamente los recursos para atenderlas. Por eso, es fundamental que todos los accesos aéreos, nacionales e internacionales, se reabran", ha dicho el director del CNR en Yemen, Mutasim Hamdan.
Un yemení identificado como Mohamed ha contado el caso de su padre. "La única forma de salvarle la vida era llevarlo al extranjero porque el tratamiento no estaba disponible en Yemen", ha dicho. Viajaron 24 horas por carretera para llegar al aeropuerto de Seiyun, en el sur del país. "Los médicos dijeron que era muy peligroso, pero era la única opción", ha afirmado. Su padre murió un día después de coger ese vuelo.
"Denegar el acceso a viajar ha condenado a miles de yemeníes con enfermedades no letales a la muerta", ha denunciado Hamdan. "Más allá de los ataques aéreos y del cólera, la guerra en Yemen está destrozando la vida de sus ciudadanos en todos los frentes", ha reprochado.