Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un migrante ha muerto cada dos horas en los últimos tres años, según la OIM

Una patera con 27 personas llega a Almeríaefe

El director de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Ban Ki Moon, defiende que la migración no supone una amenaza y que "hay oportunidades para todos pero hay que compartirlas". Además, el jefe ha lamentado el "avance de movimientos populistas que buscan alienar y expulsar a migrantes y refugiados".

Su director defiende que la migración no supone una amenaza y que "hay oportunidades para todos pero hay que compartirlas". Ban Ki Moon lamenta el "avance de movimientos populistas que buscan alienar y expulsar a migrantes y refugiados"
Una de cada siete personas en el mundo, es decir, unos 1.000 millones, vive en un lugar distinto al que nació por distintos motivos, mientras que cada hora uno de estos migrantes ha perdido la vida en los tres últimos años, según ha denunciado el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), William Lacy Swing, con motivo del Día Internacional del Migrante.
Según la agencia de la ONU, migrante es "cualquier persona que se desplaza o se ha desplazado a través de una frontera internacional o dentro de un país, fuera de su lugar habitual de residencia independientemente de su situación jurídica; el carácter voluntario o involuntario del desplazamiento; las causas del desplazamiento; o la duración de su estancia".
En su mensaje, Swing ha subrayado que en lo que va de año más de 7.000 personas han muerto en las distintas migratorias, cerca de 5.000 de ellas en la travesía en el Mediterráneo intentando llegar a Europa. "Imagínense: en promedio, cada día en los últimos tres años han muerto más de doce migrantes, esto es, un hombre, una mujer, un niño o una niña cada dos horas", ha denunciado el director de la OIM.
"Y estas son solamente las víctimas que conocemos. Hay muchas muertes más que no son registradas por ningún gobierno oficial u organismo de ayuda humanitaria", ha resaltado.
Se trata de "migrantes que mueren ahogados, al hundirse las embarcaciones en las que los traficantes los hacinan, migrantes que perecen de extenuación al atravesar desiertos o, peor aún, migrantes que mueren cuando sus captores --en lugares como Libia-- les quitan todas sus pertenencias, a ellos y sus familias, para después matarlos y enterrarlos en fosas comunes", ha ilustrado Swing.
Estas personas "a veces mueren lejos de sus familias; otras veces, estas les acompañan, o están cerca rezagadas", ha añadido, lamentando que "muchos podrían haber evitado el destino fatal que les aguardaba en sus peligrosas travesías de haber podido contar con información acerca de los riesgos y de las oportunidades existentes para una vida mejor".
"La pobreza extrema, el cambio climático y las economías quebrantadas y corruptas -que conllevan una grave desigualdad de renta, un elevado índice de desempleo juvenil y la falta de oportunidades- exponen a millones de hombres, mujeres y niños a enormes riesgos y los obligan a migrar", ha aseverado el máximo responsable de la OIM.
A ello se suman, ha proseguido en su mensaje, "los ocho conflictos de gran escala vigentes en distintas partes del mundo, que generan desplazamientos tanto dentro como fuera de las fronteras nacionales", en referencia a guerras como la de Siria o la de Yemen, entre otras.
En opinión de Swing, "de nada sirve expresar tristeza ni horror, ni sentimientos de culpabilidad". "Debemos reconocer que la migración es una megatendencia de nuestra época, y que por ello ya forma parte de la conciencia pública y ocupa un lugar primordial en las agendas gubernamentales", ha defendido.
En este sentido, ha abogado por pensar "en el creciente índice de muertes como una alerta temprana de lo que vendrá, dado que las presiones sociales, políticas y demográficas pueden entrañar conflictos que obligarán a las personas a migrar de forma masiva".
LA MIGRACIÓN NO TIENE QUE SER CAÓTICA
Pese a "las apariencias y la confusión mediática", ha argumentado, "la migración no tiene por qué ser caótica o asemejarse a una invasión" ni "tampoco es una enfermedad que amenaza con contaminar nuestra cultura".
"Debemos configurar el futuro en lugar de ignorarlo", ha insistido, para lo cual "es preciso aceptar el carácter inevitable de la migración, cambiar la percepción pública sobre los migrantes e integrar adecuadamente a los migrantes en nuestras sociedades".
"Estamos viviendo una verdadera revolución demográfica y de nosotros depende gestionarla para el beneficio de todos. La mayoría de migrantes simplemente busca una oportunidad, e incluso agradecería una de carácter temporal -por ejemplo, un visado de estudiante o de trabajo agrícola de corto plazo- para así mejorar la vida de sus familias en sus países de origen", ha afirmado.
Swing ha sostenido que los migrantes pueden "contribuir a la sociedad en la que se establecen, desde una perspectiva económica o cultural" pero para ello es importante "crear alianzas" entre estos, las comunidades de acogida y los gobiernos con el fin de "fomentar los beneficios de su presencia en el país".
Por ello, ha llamado a reconocer, aprovechando el Día Internacional del Migrante que se celebra el 18 de diciembre, que "hay oportunidades suficientes para todos, y que lo único que tenemos que hacer es compartirlas".
LOS MIGRANTES TIENEN DERECHOS
Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha incidido en que los migrantes son personas que tienen derechos y ha lamentado, además de las muertes, "el avance de movimientos populistas que buscan alienar y expulsar a migrantes y refugiados, y culparlos de diversos males de la sociedad".
"Cada migrante es una persona con derechos humanos", ha sostenido Ban en su mensaje, subrayando que para garantizarlos "necesitamos una mayor cooperación internacional entre los países de origen, tránsito y destino, que se rija por el derecho y las normas internacionales".
"Debemos rechazar la intolerancia, la discriminación y las políticas impulsadas por una retórica xenófoba y que busca convertir en chivos expiatorios a los migrantes", ha defendido el máximo responsable de la ONU, advirtiendo de que "quienes abusen de los migrantes e intenten causarles daño deben rendir cuentas de sus actos".
En este sentido, ha abogado por una "respuesta sostenible" que afronte "las causas de los movimientos de personas forzosos y precarios" entre las que ha citado "la pobreza, la inseguridad alimentaria, los conflictos armados, los desastres naturales, el cambio climático y la degradación ambiental, la mala gobernanza, la persistencia de las desigualdades y las violaciones de los derechos económicos, sociales, civiles, políticos o culturales".
"La buena gobernanza de la migración también exige la ampliación de los canales legales para la migración en condiciones de seguridad, en particular para la reunificación familiar, la movilidad de la mano de obra en todos los niveles de aptitud, y oportunidades de educación para los niños y los adultos, así como la despenalización de la migración irregular y la regularización de la situación de los migrantes irregulares", ha añadido.
Así las cosas, ha hecho un llamamiento "a la comunidad internacional para que adopte medidas en relación con el pacto mundial para una migración segura, regular y ordenada como contribución importante a la creación de un mundo de paz, prosperidad, dignidad y oportunidades para todos".