Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de medio millón de niños necesitan ayuda en Libia, según UNICEF

Los desafíos en los que vive sumida Libia, entre ellos la inseguridad y la falta de oportunidades económicas, han provocado que más de medio millón de niños necesiten actualmente ayuda humanitaria, según un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) tras una visita sobre el terreno.
El director de la agencia para Oriente Próximo y el norte de África, Geert Cappelaere, ha alertado en un comunicado de que "más de 550.000 niños necesitan asistencia por la inestabilidad política, el actual conflicto, el desplazamiento y el colaoso económico".
Más de 80.000 niños figuran entre los numerosos desplazados internos que ha dejado la "fuerte violencia" que sufre Libia desde que fue derrocado en 2011 el régimen de Muamar Gadafi y Cappelaere ha apuntado que este colectivo es "especialmente vulnerable" ante posibles casos de abusos y explotación.
UNICEF trabaja con organizaciones aliadas para tratar de paliar estas necesidades en la medida de lo posible y, de esta forma, el año pasado se logró vacunar a más de 1,3 millones de niños contra la polio. También ha promovido la campaña 'Juntos por los Niños' para defender los derechos básicos de la infancia junto a 28 administraciones locales.
De cara al futuro, UNICEF quiere tener a todo su personal en Libia trabajando a pleno rendimiento, aumentar su nivel de asistencia para llegar a 1,5 millones de personas y contribuir en el refuerzo de las instituciones nacionales y de la sociedad civil.
La organización ha insistido en que el bienestar de los menores debería ser una prioridad para las autoridades, la ciudadanía y la comunidad internacional. "Por el bien de los niños, UNICEF pide una solución política a la crisis y el final de la violencia", ha añadido Cappelaere.